Lucas
Λουκάς
"Dios se hace hombre verdadero" 


Lucas en varias versiones de la Biblia   
1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21 22  23  24

Tiempo de Lectura. 2:55 / Contiene 24 capítulos, 1.151 versículos



1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Lucas

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 58-62 d.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? a Teófilo

4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO? Roma


MÉTODO  HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO?  -Lucas fue el autor del evangelio que lleva su nombre y del libro de los Hechos. A diferencia de Mateo y Marcos, Lucas era griego y una persona de buena educación. Médico de profesión, había sido compañero de Pablo, uniéndose con él en Antioquia en su segundo viaje misionero probablemente sirviéndole como su médico y ayudante. El evangelio de Lucas fue escrito para los griegos; por lo tanto presenta a Jesús como el hombre perfecto, aquel que sobrepasa los ideales elevados de los griegos. Lucas presenta a Cristo como el Hijo del Hombre así como el Hijo de Dios.

    Muchos estaban escribiendo sobre Jesús, y Lucas para hacer algo auténtico, investigó todas las fuentes de información, para que fuera de confiar en lo que él escribiría. Lucas era médico, en el griego original del libro existen muchas palabras relacionadas con la medicina de la época. El griego con que se escribió, era lo mejor en su tiempo. Lucas y sus descripciones, inspiran el arte cristiano y hoy en día, Música, (el Mesías de Hendel), obras de pintura. También él estaba escribiendo para los griegos, que en aquel entonces era una cultura muy artística y de mucha sabiduría

   BEI  Mateo nos presenta a Jesús como el Rey de los judíos, y Marcos nos muestra al Siervo que vino a dar su vida en rescate por muchos. Ahora Lucas nos lleva en un recorrido cronológico de los días del Hijo del Hombre en la tierra. Presenciando en este evangelio el cumplimiento de lo escrito acerca de Él en la ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos, lo cual no nos relata ningún otro evangelio.

2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?  X

3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA?  X

4) ¿CUÁLES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? X


MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?  Narración prosaica


MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? Juicios a la hipocresía, con una misericordia por el hecho de los mismos juicios. Pero esta claro, la idea de un Dios justo, y verificados, todos los hechos, investigados y presentados por el autor.

2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? Existía mucha literatura y escritos acerca de Jesús y sus hechos. Pero unas no eran correctas; había que escribir algo autentico para los griegos. Dios levanta a Lucas, con esas características; además de presentar la justicia de Dios, y hablar a los griegos  sobre la justicia y misericordia de Dios.

PALABRAS CLAVE EN LUCAS (RV 1960) reino de Dios, Hijo de Dios, diablo (Satanás, demonio), pacto.

TEMASJesús no sólo vivió y ministro como el ser humano perfecto, sino que como el Salvador de los pecados además murió y resucitó a una nueva vida.

RECIPIENTE: Teófilo, conocido solamente por Lucas-Hechos; de acuerdo con tales prefacios propios de la literatura grecorromana, probablemente él fue el patrocinador de los Libros de Lucas - Hechos, suscritos así su publicación; los lectores implícitos son cristianos gentiles, cuyo lugar en la historia de Dios es asegurada por la obra de Jesucristo y por el Espíritu. 

ÉNFASIS: El Mesías es Dios ha venido a Israel, su pueblo, con la inclusión prometida de los gentiles; Jesús vino a salvar a los perdidos, incluyendo a toda clase de persona marginadas a los que la religión tradicional ponía fuera de los límites; el ministerio de Jesús es llevado a cabo bajo el poder del Espíritu Santo; la necesidad de la muerte y resurrección de Jesús (que cumplió las promesas del Antiguo Testamento) para el perdón de los pecados.


 

 

Estructura de Lucas

Título: “Vino para salvar y juzgar”

19:10  “Porque el hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”

1:1  Juan

PREPARATIVOS


A

LOS

GENTILES

 

2:1  El Niño
3:1  Jesús
4:14  Manifestación


EN GALILEA

5:27  Los Doce
6:20  Enseñanzas
7:18  ¿Será?
8:4  Mas enseñaba
9:1 Conocido
9:18  Mas claro
9:51  Autoridad

EN

JUDEA

Y

SAMARIA



A

LOS

JUDÍOS

 

11:1  Enseñando
11:37  Legalismo
12:22  Velando
13:6  El Reino
13:31 Lamento
15:1 Ejemplos
16:18  Leyes
17:5 Los doce
18:9  A Jerusalén
19:45 En Jerusalén

EN

JERUSALÉN

21:1 Tiempos
22:31 Precio
22:47  Crucificadle
24:1 Resucitó

  


Autor y fecha

    El Evangelio de Lucas y el libro de Hechos claramente fueron escritos por el mismo individuo (1:1-4; Hch 1:1). Aunque él nunca se identificó a sí mismo por nombres, es claro a partir de su uso de los verbos en primera persona plural ("nosotros") en muchas de las secciones de Hechos que él fue un compañero cercano del apóstol Pablo (Hch 16:10-17; 20:5-15; 21:1-18; 27:1-28:16). Lucas es la única persona entre los colegas que Pablo menciona en su propias epístolas (Col 4:14; 2 Ts 4:11; Flm 24), quién encaja con el perfil del autor de estos libros. Eso está de acuerdo de manera perfecta con la tradición más antigua de la iglesia la cual de manera unánime atribuyó este Evangelio a Lucas. 

    Lucas y Hechos parecen haber sido escritos alrededor del mismo tiempo. Lucas primero, después Hechos. Combinados, constituyen una obra de dos tomos dirigida a "Teófilo" (1:3; Hch 1:1; vea Contexto Histórico) dando una historia general del establecimiento del cristianismo, desde el nacimiento de Cristo hasta el encarcelamiento de Pablo bajo arresto en una casa en Roma (Hch 28:30-31).  

    El libro de Hechos termina con Pablo aún en Roma, lo cual lleva a la conclusión de que Lucas escribió estos libros desde Roma durante el encarcelamiento de Pablo allí (alrededor del 60-62 d.C.). Lucas registra la profecía de Jesús de la destrucción de Jerusalén en el 70 d.C. (19:42-44; 21:20-24) pero no hace mención del cumplimiento de esta profecía, sea aquí o en Hechos. Lucas se enfocó en registrar tales cumplimientos proféticos (Hch 11:28), por esta razón es extremadamente improbable que él escribiera estos libros después de la invasión romana de Jerusalén. Hechos tampoco incluye mención alguna de la gran persecución que comenzó bajo Nerón en el 64 d.C. Además, muchos eruditos establecen la fecha del martirio de Jacobo en el 62 d.C. y si eso fue antes de que Lucas terminara su historia, él ciertamente lo habría mencionado. Entonces, la fecha más probables para este Evangelio es el 60 o 61 d.C.    



Contexto Histórico de Lucas

     Lucas dedicó sus obras al "excelentísimo Teófilo" (lt. "amante de Dios", 1:3; Hch 1:1). Esta designación, la cual puede ser un apodo o un seudónimo, es acompañada por una expresión formal ("excelentísimo"). Posiblemente quiere decir que "Teófilo" fue un dignatario romano bien conocido, quizás uno de aquellos que se había vuelto a Cristo en la "casa de César" (Fil 4:22).

    No obstante, es casi seguro que Lucas tenía en mente a una audiencia mucho más grande para su obra que este hombre. Las dedicaciones al principio de Lucas y Hechos son como la dedicación formal en un libro moderno. No son como la expresión o manera de expresarse de una epístola. 

    Lucas expresó de manera clara que su conocimiento de los acontecimientos registrados en su Evangelio vinieron de los informes de aquellos que fueron testigos oculares (1:1, 2), implicando fuertemente que él mismo no fue un testigo ocular. Es claro a partir de su prólogo que su intención era dar un relato ordenado de los acontecimientos de la vida de Jesús, pero esto no quiere decir que siempre siguió un orden estrictamente cronológico en toda situación (p. ej 3:20). 

    Al reconocer que él había recolectado su relato de varias fuentes a las que tuvo acceso (1:1), Lucas no estaba diciendo que no había sido inspirado para su obra. El proceso de inspiración nunca hace a un lado o elimina las personalidades, vocabularios y estilos de los autores humanos de las Escrituras. Los rasgos característicos de los autores humanos siempre están marcados de forma indeleble, en todos los libros de las Escrituras. La investigación de Lucas no es excepción a esta regla. La investigación misma fue dirigida por la divina providencia. Y en su escritura, Lucas fue movido por el Espíritu de Dios (2 P 1:21). Por lo tanto, su relato es infaliblemente verdadero (1:3).   

   




Retos de Interpretación

 

  •  Al igual que Marcos, y en contraste a Mateo, Lucas parece enfocarse en una audiencia gentil. Él identificó lugares que habrían sido conocidos para todos los judíos (p.ej. 4:31; 23:51; 24:13), dando a entender que su audiencia iba más allá de aquellos que ya tenían conocimiento de la geografía de Palestina. Él normalmente prefirió usar terminología griega en lugar de hebraísmos (p. ej. "Calvarios" en lugar de "Gólgata" en el 23:33). Los otros Evangelios usan términos semíticos ocasionales tales como "Abba" (Mr. 14:36), "rabi" (Mt. 23:7, 8; Jn 1:38, 49) y "hosanna" (Mt 21:9; Mr. 11:9, 10; Jn. 12:13), pero Lucas los omitió o usó equivalentes griegos. 

 

  •  Lucas citó el AT menos que Mateo y cuando cita pasajes del AT, casi siempre emplea la LXX, una traducción griega de las Escrituras hebreas. Además, la mayoría de las citas de Lucas del AT son referencias en lugar de ser citas directas, y muchas de ellas aparecen en las palabras de Jesús en lugar de la narración de Lucas (2:23, 24; 3:4-6; 4:8, 10-12, 18, 19; 7:27; 10:27; 18:20; 19:46; 20:17, 18, 37, 42, 43; 22:37).

 

  •  Lucas, más que cualquier otro escritor de los Evangelios, subrayó el espectro universal de la invitación del evangelio. Él retrató a Jesús como el Hijo del Hombre, rechazado por Israel y después ofrecido al mundo. Lucas repetidamente relató narraciones gentiles, samaritanos y otros rechazados que encontraron gracia ante los ojos de Jesús. Este énfasis es precisamente lo que esperaríamos de un compañero cercano del "apóstol de los gentiles" (Ro. 11:13).

 

  •  Sin embargo, algunos críticos han dicho ver un gran vacío entre la teología de Lucas y la de Pablo. Es verdad que el Evangelio de Lucas está prácticamente carente de terminología que es claramente paulina. Lucas escribió con su propio estilo. Sin embargo, la teología que se encuentra implícita en lo que escribe está en perfecta armonía con la del apóstol. La médula de la doctrina de Pablo era la justificación por la fe. Lucas también enfatizó e ilustró la justificación por la fe en muchos de los incidentes y parábolas que él relató, principalmente el relato del fariseo y el publicano (18:9-14); la conocida historia del hijo pródigo (15:11-32); el incidente en casa de Simón (7:36-50); y la salvación de Zaqueo (19:1-10)  

 

 

 


Temas históricos y teológicos

 

  •  El estilo de Lucas es el de un autor académicamente preparado y culto. Él escribió como un historiador meticuloso, con frecuencia dando detalles que ayudaran a identificar el contexto histórico de los acontecimientos que él describió (1:5; 2:1, 2; 3:1, 2; 13:1-4).

 

  •  Su relato de la natividad es el más completo en todos los registros de los Evangelio y como el resto de la obra de Lucas, más pulido en su estilo literario. El incluyó en la narrativa del nacimiento una serie de salmos de alabanza (1:46-55; 1:68-79; 2:14; 2:29-32; 34, 35). Solo él reporto las circunstancias no comunes que rodearon el nacimiento de Juan el Bautista, el anuncio a María, el pesebre, los pastores,  Simeón y Ana (2:25-38).

 

  •  Un tema que se percibe por todo el Evangelio de Lucas es la compasión de Jesús por los gentiles, samaritanos, mujeres, niños, recaudadores de impuestos, pecadores y otros que con frecuencia eran considerados como desechados de la sociedad de Israel. Cada vez que menciona a un recaudador de impuestos (3:12; 5:27; 7:29; 15:1; 18:10-13; 19:2) es en un sentido positivo. Sin embargo, Lucas no ignoró la salvación de aquellos que eran ricos y respetables, (23:50-53). desde el principio del ministerio público de Jesús (4:18) hasta las palabras finales del Señor en la cruz (23:40-43), Lucas enfatizó este tema del ministerio de Cristo a los rechazados de la sociedad. Una y otra vez él mostró como el gran Médico ministró a los que estaban más conscientes de su necesidad (5:31, 32; 15:4-7, 31, 32; 19:10).

 

  •  El gran reconocimiento que Lucas le da  a las mujeres es particularmente significativo. Desde el relato de la natividad, donde a María, Elizabet y Ana se les da preeminencia (caps.1; 2), a los acontecimientos de la mañana de resurrección, donde las mujeres una vez más son los personajes principales (24:1, 10), Lucas enfatizó el papel central de las mujeres en la vida y ministerio de nuestro Señor (7:12-15, 35-50; 8:2, 3, 43-48; 10:38-42; 13:11-13; 21:2-4; 23:27-29, 49, 55, 56).  

 

  •  Otros varios temas que se repiten forman hilos a lo largo del Evangelio de Lucas. Ejemplos de estos son el temor humano en la presencia de Dios (1:12); perdón (3:3; 5:20-25; 6:37; 7:41-50; 11:4; 12:10; 17:3, 4; 23:34; 24:47); gozo (1:14); asombro ante los misterios de verdad divina (2:18); el papel del Espíritu Santo (1:15, 35, 41, 67; 2:25-27; 3:16, 22; 4:1, 14, 18; 10:21; 11:13; 12:10, 12); el templo en Jerusalén (1:9-22; 2:27-38, 46-49; 4:9-13; 18:10-14; 19:45-48; 20:1-21:6; 21:37, 38; 24:53); y las oraciones de Jesús (6:12).

 

  •  Comenzando con el 9:51, Lucas usó diez capítulos de su narración para dar un diario del viaje final de Jesús a Jerusalén. Gran parte del material en esta sección solo lo encontramos en Lucas. Este es el corazón del Evangelio de Lucas, y muestra un tema que Lucas enfatizó a lo largo de su narración: La progresión inevitable de Jesús hacia la cruz. Este fue el propósito mismo para el cual Cristo había venido a la Tierra (9:22, 23; 17:25; 18:31-33; 24:25, 26, 46) y Él no iba a ser detenido. La salvación de los pecadores fue su entera misión (19:10).

 

 


Vista Panorámica de Lucas

De los Evangelios, éste es el más cercano a una biografía de Jesús. Lucas era médico (Col. 4:14) con un interés especial en cuestiones de su profesión (1:41; 4:38–40; 5:15–25; 6:17–19; 7:11–15; 8:43–47, 49–56; 9:2, 6, 11; 13:11–13; 14:2–4; 17:12–14; 22:50–51). Fue un colaborador de Pablo (Flm 24) y estaba con el apóstol antes de su martirio (2 Ti 4:11). Lucas fue el único gentil (Col 1:11, 14) de los escritores de las Escrituras y el único de los evangelistas que escribió una secuela a su Evangelio (1:1–4; Hch 1:1–3). Al medirse el material por páginas, él escribió más del Nuevo Testamento que cualquier otro escritor.
Lucas escribió su Evangelio quizás en Cesarea durante los dos años del encarcelamiento de Pablo (Hch 24:27; 25:4) o después de llegar a Roma (Hch 27:1; 28:16), cerca del año 58–60 d.C. El se valió del testimonio de testigos presenciales (1:2) y de muchos relatos escritos (1:1), como también de la tradición oral (1:4); todo esto bajo la dirección del Espíritu Santo. El recipiente inmediato del Evangelio de Lucas fue Teófilo, nombre que significa “amigo de Dios” (1:3); probablemente él haya sido un importante oficial romano (“excelentísimo”, 1:3; cp. Hch 23:26; 24:3; 26:25) y quizás un convertido de Lucas. Los escritos de Lucas fueron especialmente para los griegos, muchos de los cuales acababan de venir a la fe en Cristo (Hch 11; 17:4; 19:17; 20:21). Su Evangelio es universal en alcance (2:10; 3:6). Sólo él, de los escritores de los Evangelios, menciona la viuda en Sidón (4:25–26), Naamán de Siria (4:27), el buen samaritano (10:30–37) y los tiempos de los gentiles (21:24). Sus comentarios acerca de los recaudadores de impuestos son positivos (3:12; 5:27; 7:29; 15:1; 18:10–13; 19:2–3).
Lucas proporciona abundantes enseñanzas doctrinales. Es el primer escritor del Nuevo Testamento que introduce el tema de la redención (1:68; 2:38; 21:28; 24:21). Presenta a Jesús como el Mesías (Zac 6:12), un verdadero Pariente Redentor para la humanidad, que cumple la ley de la redención de Lv 25:23–55, donde la idea de “redimir” ocurre 15 veces. También ilustra la justificación por la fe (7:36–50; 15:11–32; 18:9–14; 19:1–10). La oración se enfatiza (11:1–13; 18:1–8, 10–13; 21:36) y la alabanza predomina en su Evangelio; le da a la iglesia grandes himnos tal como el Magníficat (1:46–55), Benedictus (1:68–79) y Gloria a Dios (2:14). Lucas presenta el más amplio relato del desarrollo humano de Jesús (2:1–4:13) y las mujeres y los niños son mencionados con respeto (2:19, 36–38; 7:12–15; 8:41–42; 10:38–42; 13:11–13; 18:15).
Después de su clásico prefacio (1:1–4), Lucas dedica una sección larga a Juan el Bautista, el antecesor del Redentor (1:5–80). Luego viene la preparación del Redentor: su nacimiento, bautismo, genealogía y tentación (2:1–4:13). La presentación del Redentor comienza con su ministerio público en Galilea cuando Jesús inicia su labor (4:14–44), llama a sus discípulos (5:1–6:16) y concluye ministrando en el norte del país (6:17–9:50). Lucas continúa presentando a Jesús camino a Jerusalén (9:51–19:28). Dentro de esta parte del viaje, se registran veintisiete parábolas dichas por Jesús, de las que diecisiete son exclusivas en este Evangelio. El pago del Redentor se menciona enseguida (19:29–23:56) al pagar el Redentor el precio (Lv 25:25) para volver a comprar a las personas perdidas, esclavizadas por el pecado y Satanás. Lucas concluye con las pruebas del Redentor en sus apariciones y ascensión (24:1–53; cp. Hch 1:3).
Este Evangelio comienza y finaliza con gozo (1:14; 24:52) y la alegría aparece a través del libro (1:44, 47, 58; 2:10; 6:23; 8:13; 10:17, 20–21; 13:17; 15:5–7, 9–10, 32; 19:37; 24:41). Es una fuente constante de alegría a todo el que escucha por primera vez, o a quien se le recuerda, de la gracia de Dios por medio del Mesías, el Redentor, quien logró la salvación para todos los que confían en la sangre que El derramó y así reciben la vida eterna.

Hernández, E. A., & Lockman Foundation (La Habra, C. (2003). Biblia de estudio : LBLA. (Lc). La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman.



Conexiones 

    Como gentil, las referencias de Lucas al Antiguo Testamento son relativamente pocas, comparadas con el Evangelio de Mateo, y la mayoría de las referencias del Antiguo Testamento están en las palabras dichas por Jesús, más que en la narración de Lucas. Jesús utiliza el Antiguo Testamento para defenderse contra los ataques de Satanás, respondiéndole con “Escrito está” (Lucas 4:1-3); para identificarse a Sí mismo como el Mesías prometido (Lucas 4:17-21); para recordar a los fariseos su imposibilidad de guardar la Ley y su necesidad de un Salvador (Lucas 10:25-28, 18:18-27); y para confundir su conocimiento cuando trataban de engañarlo y probarlo (Lucas 20).

 



Importancia en la Biblia

    Lucas presenta a Cristo como el Hijo del Hombre (19.10), es decir, el Mesías de Dios y el Hombre ideal que vino a identificarse con la humanidad y a ser Salvador de ella (2.32; 3.6). Se traza la experiencia de Jesús a través de toda una vida normal, desde su genealogía, la cual Lucas remonta hasta Adán (3.23–28), su nacimiento (2.1–20), infancia 
(2.21–39) y niñez (2.40–52) hasta su madurez. Jesús participa plenamente de la vida humana. Es Salvador de toda clase de personas: judíos, samaritanos (9.52–56; 10.30–37; 17.11–19) y quienes tenían otras religiones (2.32; 3.6, 8; 4.25–27; 7.9); hombres y mujeres; publicanos (3.12; 5.27–32; 7.37–50; 19.2–10), y fariseos (7.36; 11.37; 14.1); 
ricos (19.2; 23.50), y pobres (1.53; 2.7; 6.20; 7.22). Es a la vez Salvador universal e individual.

    Lucas da prominencia a la oración. Relata nueve oraciones de Jesús, de las cuales solo dos se encuentran en los otros Evangelios. Dos de sus parábolas particulares tratan de la oración (11.1–13; 18.1–8). Solo Lucas nos informa que Jesús intercedió por Pedro (22.31, 32), que exhortó a los discípulos a orar en Getsemaní (22.40), y que oró por sus enemigos (23.34).

    El Espíritu Santo es otro tema importante (4.1, 14; 10.21; 11.13; 24.49). La humanidad del Señor se revela en su dependencia del Padre en la oración, y del Espíritu Santo. El gozo y la alabanza ocupan un lugar especial (1.14, 44, 47; 6.21, 23; 10.21; 15.23, 32; 24.52s); solo en Lucas figuran los cuatro himnos: el Magnificat (1.46–55), el Benedictus (1.68–79), el Gloria in Excelsis Deo (2.14) y el Nunc Dimittis (2.29–32).




Extras de Lucas



"El Evangelio de Lucas es uno de los tesoros más grande de la historia bíblica, que enfatiza el cumplimiento de las promesas de Dios a Israel, que "el año agradable del Señor (Luc 4:19) ha venido con el ministerio compasivo de Jesús de liberación y aceptación de los pobres y desamparados"