Lugares clave de 1 Crónicas





Hebrón

A pesar  de que David había sido ungido rey años antes, su reinado comenzó  cuando los líderes de Israel lo aceptaron como rey en Hebrón (11:1-3).





Jerusalén

David se propuso completar la conquista de la tierra que comenzó Josué. Atacó y capturó Jerusalén y la hizo su capital (11:4-12:40).





Quiriat-jearim

El arca del pacto, que había sido capturada por los filisteos en batalla y luego devuelta (1 Samuel 4-6), estaba bajo custodia en Quiriat-jearim. David convocó a todos los israelitas en esta ciudad para que se le unieran y trajeran el arca a Jerusalén.

Desafortunadamente no la trasladaron de acuerdo con las instrucciones de Dios y por ello murió un hombre. David dejó el arca en la casa de Obed-edom hasta que pudo transportarla correctamente (13:1-14).





Tiro

David edificó mucho en Jerusalén. El rey Hiram de Tiro envió trabajadores y suministros para ayudar a construir el palacio de David. El cedro, abundante en las montañas del norte de Israel, era madera dura y valiosa para las preciosas construcciones que se realizaron en Jerusalén (14:1-17:27).





Baal-perazim

David no era muy popular entre los filisteos porque había derrotado a Goliat, uno de sus más grandes guerreros (1 Samuel 17). Cuando David comenzó a gobernar a un Israel unido, los filisteos planearon capturarlo. Pero David y su ejército atacaron a los filisteos en Baal-perazim cuando se acercaban a Jerusalén. Su ejército derrotó en dos ocasiones a los poderosos filisteos, provocando que todas las naciones vecinas temieran al poder de David (14:11-17). Después de esta batalla, David trasladó el arca a Jerusalén (esta vez de acuerdo con las instrucciones de Dios). Hubo una gran celebración cuando el arca llegó a Jerusalén (15:1-17:27). David pasó el resto de su vida preparando la construcción del templo, lugar central para la adoración a Dios (18:1-29:30).