Lugares clave de 1 Reyes





Siquem

Después de la muerte de Salomón, Israel se reunió en Siquem para que su hijo Roboam tomará posesión de su cargo. Sin embargo, Roboam totalmente enfureció al pueblo al amenazar con que subiría en gran manera los impuestos, provocando así una rebelión (11:26-12:19).






Israel

Jeroboam, líder de los rebeldes, fue nombrado rey de Israel, ahora llamado el reino del norte. Jeroboam hizo de Siquem su ciudad capital (12:20-25).






Judá

Sólo las tribus de Judá y parte de Benjamín se mantuvieron leales a Roboam. Estas dos tribus llegaron a ser el reino del sur. Roboam regresó de Siquem a Judá y se preparó para forzar a los rebeldes a someterse, pero el mensaje de un profeta detuvo estos planes (12:21-24).       





Jerusalén

Era la capital de la ciudad de Judá. Su templo, construido por Salomón, era el punto central de la adoración judía. Esto preocupó a Jeroboam. ¿Cómo podía mantener a su pueblo leal si constantemente estaban yendo a la capital de Roboam para la adoración? (12:26,27).





Dan

La solución de Jeroboam fue la de establecer sus propios lugares de adoración. Se hicieron dos becerros de oro como ídolos y fueron proclamados como dioses de Israel, Uno fue colocado en Dan, y se le dijo al pueblo que podía acudir allí para adorar en vez de ir a Jerusalén (12:28,29).






Bet-el

EL otro becerro de oro fue colocado en Bet-el. El pueblo del reino del norte contaba con dos lugares convenientes para la adoración en su propia tierra, pero su pecado disgustó a Dios. EN Jerusalén, mientras tanto, Roboam estaba también permitiendo que la idolatría entrará sutilmente. Las dos naciones estaban constantemente en guerra (12:29-15:26).






Tirsa

Jeroboam había trasladado la capital a Tirsa (1 Reyes 14:17). Luego, Baasa llegó a ser rey de Israel después del asesinato de Nadab (15:27-16:22).






Samaría

Israel continuó obteniendo y perdiendo reyes por medio de confabulaciones, asesinatos y guerras. Cuando Omri subió al trono, compró una colina en la que construyó una nueva ciudad capital, Samaria. El hijo de Omri, Acab, llegó a ser el rey más malvado de Israel. Su esposa Jezabel adoraba a Baal. Acab erigió un templo a Baal en Samaria (16:23-34).






Monte Carmelo

Una gran maldad a menudo trae consigo grandes personajes que se le oponen. Elías retó a los profetas de Baal y Asera en el monte Carmelo, donde demostró que eran falsos profetas. Ahí, Elías humilló a estos profetas y luego los ejecutó (17:1-1(:46).






Jezreel

Elías regresó a Jezreel. Pero la reina Jezabel furiosa por la ejecución de sus profetas, prometió matar a Elías. Él huyó para salvar su vida, pero Dios lo cuidó y animó. Durante sus viajes ungió a los futuros reyes de Siria e Israel, así como también a Eliseo, su propio sustituto (19:1-21).






Ramot de Galaad

El rey de Siria declaró la guerra a Israel y fue derrotado en dos batallas. Pero los sirios ocuparon Ramot de Galaad. Acab y Josafat unieron sus fuerzas para recuperar la ciudad. En esta batalla, Acab fue muerto, Josafat murió más tarde (21:1-22:53).