Mapas de 2 Corintios


Ubicación

Antigua ciudad griega que está a unos 8 km al sudoeste del actual canal que cruza el Istmo de Corinto. Al sur había un monte de 550 m de altura con laderas abruptas, en cuya cumbre estaba la ciudadela, con un templo de Afrodita. La ubicación de Corinto en la única conexión terrestre entre Grecia por el norte y el Peloponeso, como también el hecho de que la ciudad tenía puertos en dos golfos, la hacían muy importante y rica. Estaba conectada con Lequeo mediante dos muros paralelos. Como el canal no existía en tiempos antiguos, a menudo los barcos pequeños eran arrastrados por tierra sobre unas vías desde el Golfo Sarónico hasta el Golfo de Corinto y viceversa.

Dominios y Cultura

Los primitivos habitantes de Corinto no eran griegos. Pero más tarde, los fenicios establecieron allí colonizadores que se ocuparon de la fabricación de púrpura a partir de unos moluscos marinos. Introdujeron también la fabricación de tejidos, cerámica y las armaduras. La gente del Ática tomó Corinto, y más tarde los dorios la conquistaron. La ciudad cayó en manos de Felipe de Macedonia y permaneció bajo control macedónico hasta que fue declarada independiente por los romanos (196 antes de Cristo). Se rebeló contra Roma y fue completamente destruida por Mumio (146 antes de Cristo), y permaneció en ruinas durante un siglo. Julio César comenzó a reconstruir la ciudad (44 antes de Cristo). Llegó a ser la capital de la provincia senatorial de Acaya, con la categoría de colonia. Por eso fue la residencia de un procónsul (Hch 18:12).

En la Biblia

Pablo habla sobre la inmoralidad del mundo pagano en sus dos cartas a los corintios (1Cor 5:1; 6:9-20; 10:8; 2Cor 7:1), y en su carta a los romanos (Rom 1:18-32), escrita mientras estaba en Corinto durante su tercer viaje misionero. Pablo llegó a Corinto en su segundo viaje misionero y pasó dieciocho meses en la ciudad. Durante ese tiempo fundó una iglesia (Hch. 18:1-18), la que posteriormente ejerció gran influencia. Más tarde, Apolos trabajó en Corinto con considerable éxito (Hch 18:24,27-28; 19:1; 1Cor 3:4). Pablo pudo haber visitado de nuevo la ciudad durante su estadía de tres años en Efeso (2Cor 12:14; 13:1).

Pasó poco tiempo allí, probablemente la mayor parte de 3 meses, hacia el fin de su 3er viaje misionero, cerca del invierno del 57-58 después de Cristo (Hch 20:2-3). En su carta a Timoteo, el apóstol sugiere que hizo por lo menos una visita posterior a Corinto después de su primer encarcelamiento en Roma (2Tim 4:20). Dos de sus cartas más largas que se han conservado son las que escribió a la iglesia en Corinto.