Mapas de Esdras



Viaje de regreso


    En el año 607 antes de Cristo la tierra de Judá, en otro tiempo fue próspera, había llegado a ser “un lugar desolado, sin habitante”, pues a los judíos cautivos se les había llevado a Babilonia y el resto había huido a Egipto (Jer 9:11).

    No obstante, el Dios de bondad amorosa no iba a dejar a su pueblo en el exilio para siempre, y por eso anunció que ‘tendrían que servir al rey de Babilonia setenta años’, después de lo cual se liberaría a un resto fiel (Jer 25:11-12; 29:10-14). La potencia mundial babilonia, de apariencia inquebrantable, no pudo desbaratar el propósito decretado por Dios. Por eso, el regreso del exilio de los judíos demostró la eficacia con que se cumplen las profecías de Dios.

    Incluso antes del fin de los setenta años de exilio, Babilonia cayó ante el ejército invasor del rey persa Ciro (539 antes de Cristo). Entonces, durante su primer año de mandato en Babilonia, Ciro anunció un decreto que permitía a los judíos exiliados regresar a Jerusalén. (Esd 1:1-4). Un resto, entre hombres, mujeres y niños podría alcanzar las doscientas mil personas, hizo el trayecto y llegó a Judá en el año 537 antes de Cristo (Esd 1:5 3:1; 4:1.) Por consiguiente, los setenta años de desolación finalizaron justo a tiempo.

    Sin embargo, no todos los exiliados volvieron entonces, pues en el año 468 antes de Cristo, regresó otro grupo junto con el sacerdote Esdras, quien llevó a Jerusalén regalos para el templo (Esd 7:1–8:32). Más tarde, en 455 antes de Cristo, Nehemías viajó desde Susa para la reconstrucción de los muros de Jerusalén (Neh 2:5-6,11).

    Las Escrituras no dicen nada sobre la ruta que tomaron los que regresaron, pero en el mapa se muestran algunas posibilidades.





Ur


    Antigua ciudad sumeria de la Baja Mesopotamia llama *Ur de los caldeos* en la Biblia. La familia de Abrahán vivía allí antes de su traslado a Harán (Gén 11:28,31; 15:7; Neh 9:7). Ubicada a 240 km al sudeste de la antigua Babilonia y a una distancia similar del Golfo Pérsico. Antiguamente el Golfo Pérsico estaba mucho más cerca de esta ciudad de lo que está hoy, porque su costa se ha ido alejando constantemente por causa de la sedimentación.

Amrafel, rey de Sinar, ayudó a capturar a Lot (Gén 14:1). Famosa por su manufactura (Jos 7:21); como centro de sabiduría (Dan 2.12; 4:6); como un centro comercial (Isa 43:14; Eze 17:4); por su grandeza (Dan 4:30).
  • Ezequías mostró sus tesoros a los embajadores del rey de Babilonia (2Re 20:12-18; 2Cr 32: 27-31).
  • Los babilonios pusieron ídolos en Israel después del cautiverio (2Re 17:30,34).
  • Ellos llevaron a Judá al cautiverio tres invasiones abarcando veinte años (2Re 24-25; 2Cr 36; Jer 39,52; Mat 1:11-12,17; Hch 7:43). Los profetas hablaron en contra de ella (Isa 13,14,47; 21:1-10; 48:14,20; Jer 50-51).
  • Derrotada por Darío (Dan 5:31).
  • Judá vuelve del cautiverio profetizado (Isa 48:20), llevado a cabo bajo Zorobabel (Esdras 1-2), bajo Esdras (Esd 7-8), bajo Nehemías (Neh 1-2).
  • Usado en un sentido místico o simbólico (1 Ped 5:13; Ap 14:8; 16:19; 17-18).
  • Usado como equivalente a Babilonia (Isa 11:11; Dan 1:2; Zac 5:11; Miq 5:6).



 

El Imperio Medo-Persa

El Imperio Medo-Persa incluía las tierras de Media y Persia, mucho del área que se muestra en este mapa y más. Los cautivos judíos estaban concentrados en el área que está alrededor de Nipur en la provincia de Babilonia. EL decreto del rey Ciro que permitió a los israelitas regresar a su tierra natal y reconstruir su templo, fue descubierto en el palacio de Ecbatana.  

 






El Imperio Medo-Persa (2)


Los acontecimientos en los libro de Esdras, Nehemías y Ester, tuvieron lugar durante el gobierno de los Medos y los persas. Estos dos reinos provenían del noreste de Mesopotamia (lo que hoy es Irán) y aunaron sus fuerzas para derrotar a los babilonios (Daniel 5:30, 31). Los persas gobernaron hasta que surgió el Imperio Griego bajo Alejandro el Grande. Los persas tenían un sistema más flexible con respecto a sus cautivos, permitiéndoles tener propiedades, poseer tierras y casas. El rey Ciro de Persia fue un paso más allá, permitiendo a muchos grupos de cautivos, incluyendo los judíos, regresar a su tierra natal. En los libros de Esdras y Nehemías se relata cómo a grupos judíos cautivos se les permitió volver a Palestina a reconstruir su ciudad capital y templo. El primer grupo que volvió fue liderado por Zorobabel y arribó en el 538 a.C. EL segundo grupo volvió con Esdras en el 458 a.C. Nehemías lo hizo en el 455 a.C. para animar a los que estaban reconstruyendo el muro de Jerusalén. Ester se convirtió en reina del imperio en el 479 a.C., entre el primer y segundo regresos.