Mapas de Ester

Susa


    Ciudad antigua, cuyas ruinas se hallan entre los ríos Kerja y Dez, al este de Babilonia. En este lugar se encuentran cuatro colinas principales. Susa, o una parte fortificada de la ciudad, “Susa el castillo”, fue el escenario de una de las visiones del profeta Daniel (Dan 8:2), el marco de los acontecimientos narrados en el libro de Ester (Est 1:2 2:3, 8:14; 9:12-15) y donde Nehemías sirvió de copero durante el reinado de Artajerjes (Neh 1:1,11).

    Existen indicios de que Susa era la capital de la antigua Elam. En el siglo VII antes de Cristo, el rey Asnapar de Asiria conquistó Susa y llevó a los habitantes de la ciudad a Samaria (Esd 4:9-10). Bajo la dominación persa, Susa fue una ciudad real. En el siglo IV antes de Cristo, cayó ante Alejandro Magno y se inició su decadencia. En la actualidad, lo único que queda en ese lugar es un montón de ruinas.

    Los arqueólogos han desenterrado las ruinas de un palacio que, al parecer, es el que empezó a edificar el rey persa Darío I y terminó su hijo Jerjes I (posiblemente, el Asuero esposo de Ester). Los paneles de ladrillos esmaltados de colores y los capiteles de piedra dan una pequeña muestra de su anterior gloria.






El mundo en los días de Ester


Ester vivía en la capital del vasto Imperio Medo-Persa, que había incorporado las provincias de Media, Persia, así como los imperios anteriores de Asiria y Babilonia. Ester una judía, fue elegida por el rey Asuero para ser su reina. La historia de la forma en que salvó a su pueblo se desarrolla en el palacio de Susa.