Nehemías
בחמיה
"Dios reedifica su ciudad"

Nehemías en varias versiones:  
1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13

Tiempo de Lectura= 0:55 / Contiene 13 capítulos, 406 versículos.


1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Nehemías o Esdras

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 445 a.C.

3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? Judíos

4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO? Jerusalén

MÉTODO  HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO? Aunque mayormente de naturaleza biográfica, el libro de Nehemías es él último de los libros históricos del Antiguo Testamento. Como coopero del rey Artajerjes, Nehemías disfrutaba de una vida lujosa. Pero después de enterarse de las condiciones que existían en Jerusalén, renuncio a esa vida para regresar a la ciudad de sus antepasados a fin de reedificar los muros. Un hombre de acción, fue también líder de mucha firmeza. Bajo Nehemías se llevaron a cabo importantes reformas religiosas y sociales.

- Nehemías copero del Rey, su función era probar el vino, si estaba envenenado, un trabajo de vida o muerte. El muro determina el ánimo de la ciudad, por su importancia de defensa; si esta destruido, así estará el ánimo del pueblo. Estar triste ante el Rey era digno de muerte, por eso tuvo temor, así sería su carga por Israel que se notaba, y esto puso en peligro su misma vida. Contemporáneo de Esdras, fue el complemento el uno del otro.

2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?

3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA?

4) ¿CUÁLES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? 


MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?  Narrativo Histórico

MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO?

2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? Jerusalén estaba destruida; y la gente desmoralizada, el muro animaría a todos, y a construir la iglesia. Nehemías llevó a cabo su reconstrucción.

PALABRAS CLAVE EN NEHEMÍAS (RV1960) muro, puertas, edificar, levantar, reparar, ordenar, mandar, mandamientos, preceptos, estatutos, decretos, ley (es),

TEMAS: Reconstrucción de los muros de Jerusalén, restablecimiento de la vida bajo la ley mosaica.

COBERTURA HISTÓRICA: Desde el primer regreso (año 539-538 A.C.) hasta el fin del siglo V, pero especialmente desde el año 458 hasta el año 430, durante el reinado de Artajerjes de Persia. 

ÉNFASIS: Conclusión exitosa del segundo templo a pesar de la oposición; reconstrucción exitosa de las murallas de Jerusalén a pesar de la oposición; crisis de matrimonios "mixtos" y de la identidad nacional; interés por la renovación y reforma del pacto, basado en la ley, entre los desterrados que habían regresado a Jerusalén. 

 

  

 

Estructura de Nehemías

Tema: “Edificando para restaurar personas”

Versículo Calve: 2:17  “ Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio”

 

 1:1  Oración de Nehemías por Jerusalén

Sale

Nehemías



Principios

 2:1  Artajerjes envía Nehemías a Jerusalén
 3:1  Reparto del trabajo

Comienzos del Trabajo

 4:1  Precauciones contra enemigos
 5:1  Usura y enemigos
 7:5  Los que volvieron con Zorobabel


La Ley

Obediencia



Restauración

 7:73b  Esdras lee la ley al pueblo
 9:1  Esdras confiesa pecados de Israel
 9:38  Pacto del pueblo obediencia
 11:1  Los habitantes de Jerusalén

Personas

 12:27  Dedicación del muro

Cambios

 13:1  Reformas de Nehemías

 


Autor y fecha

    Aunque gran parte de este libro fue claramente extraído de los diarios personales de Nehemías y escrito desde la perspectiva de Nehemías en primera persona (1:1-7:5; 12:27-43; 13:4-31), tanto las tradiciones judías como cristianas reconocen a Esdras como el autor. Esto está basado en evidencia externa de que Esdras y Nehemías eran originalmente un libro como se refleja en la LXX y la Vulgata; también está basada en evidencia interna tal como el tema continuo de "la mano de Jehová" el cual domina tanto a Esdras como a Nehemías y el papel del autor como un sacerdote-escriba. Como un escriba, él tenía acceso a los archivos reales de Persia, los cuales explican la multitud de documentos administrativos que  se encuentran registrados en los dos libros, especialmente en el libro de Esdras. A muy pocas personas se les habría permitido tener acceso a los archivos del Imperio Persa, pero Esdras fue la excepción (Esd 1:2-4; 4:9-22; 5:7-17; 6:3-12).

    Los acontecimientos en Nehemías 1 comienzan a finales del año 446 a.C., el año 20 del rey persa, Artajerjes (464-423 a.C.). El libro sigue cronológicamente a partir del primer término de Nehemías como gobernador de Jerusalén alrededor del 445-433 a.C. (Neh 1-12) a su segundo término, posiblemente comenzando alrededor del 424 aC. (Neh 13). Nehemías fue escrito por Esdras en algún momento durante o después del segundo término de Nehemías, pero no después del 400 a.C.  



Contexto Histórico de Nehemías 

    Fiel a la promesa que Dios hizo de juicio, Él trajo a los asirios y a los babilonios para disciplinar a Judá e Israel, quienes habían desobedecido. En el 722 a.C. los asirios deportaron a las diez tribus del norte y las dispersaron por todo el mundo que en ese entonces se conocía (2 R 17). Varios siglos después, alrededor del 605-586 a.C., Dios usó a los babilonios para saquear, destruir y casi despoblar a Jerusalén (2 R 25) debido a que Judá había persistido en su infidelidad al pacto. Dios disciplinó a su pueblo con setenta años de cautividad en Babilonia (Jer 25:11).

    Durante la cautividad de los judíos, el liderazgo del imperio mundial cambió de manos de los babilonios a los persas (alrededor del 539 a.C; Dn 5), después de lo cual Daniel recibió la mayor parte de su revelación profética (c.p. Dan 6, 9-12). El libro de Esdras comienza con el decreto de Ciro, un rey persa, estableciendo el regreso del pueblo de Dios a Jerusalén para reconstruir la casa de Dios (alrededor del 539 a.C.), y narra el establecimiento del calendario nacional de Judá de festividades y sacrificios. Zorobabel y Josué guiaron el primer regreso (Esd 1-6) y reconstruyeron el templo. Ester da un vistazo de los judíos que se quedaron en Persia (alrededor del 483-473 a.C.) cuando Amán intentó eliminar a la raza judía. Esdras 7-10 relata el segundo regreso guiado por Esdras en el 458 a.C. Nehemías relata el tercer regreso para reconstruir el muro alrededor de Jerusalén (alrededor del 445 a.C.).

    En ese entonces en la historia de Judá, el Imperio Persa dominaba el mundo entero del Oriente Medio. Su administración de Judá, aunque llevaba a cabo con una mano relajada, tenía en mente rebeliones o cualquier señal de insurrección por parte de sus vasallos. Reconstruir los muros de ciudades conquistadas presentaba la amenaza más visible para la administración central persa. Solo en un confidente cercano del rey mismo se podía confiar para tal operación. En el punto más crítico de la revitalización en Judá, Dios levantó a Nehemías para llevar a cabo una de las responsabilidades de mayor confianza en el imperio: el copero y confidente del rey. La vida bajo el rey persa Artajerjes (alrededor del 464-423 a.C.) tenía sus ventajas para Nehemías. Así como José, Ester y Daniel, él había alcanzado un papel significativo en el palacio que en ese entonces gobernaba al mundo antiguo, una posición a partir de la cual Dios lo podía usar para guiar la reedificación de los muros de Jerusalén a pesar de sus implicaciones para el control persa de esa ciudad.  

    Otras varias notas históricas son interesantes. Primero, Ester fue la madrastra de Artajerjes (Est 1:9) y pudo fácilmente haberlo influenciado a que viera amablemente a los judíos, en especial a Nehemías. En segundo lugar, las setenta semanas proféticas de Daniel comenzaron con el decreto a reconstruir la ciudad dado por Artajerjes en el 445 a.C. (capítulos 1, 2; Dn 9:24-26). En tercer lugar, los papiros elefantinos (documentos egipcios), fechados en la última parte del siglo V a.C., apoyan el relato de Nehemías al mencionar a Sanbalat el gobernador de Samaria (2:9), Johanán (6:18; 12:23), y el hecho de que Nehemías fue reemplazado como gobernador de Jerusalén por Bigvai (alrededor del 410  a.C.; Neh 10:16). Finalmente, Nehemías y Malaquías representan los últimos escritos canónicos, tanto en términos del tiempo de los acontecimientos ocurridos (Mal 1-4; Neh 13) como en el tiempo cuando fueron registrados por Esdras. De esta manera los siguientes mensajes de Dios para Israel no vienen, sino hasta después de más de 400 años de silencio, después de los cuales los nacimientos de Juan el Bautista y Jesucristo fueron anunciados (Mt 1; Lc 1, 2).

    Teniendo la revelación completa del AT de la historia de Israel previa a la encarnación de Cristo, los judíos aún no habían experimentado la plenitud de los varios pactos y promesas de Dios para con ellos. Mientras que había un remanente judío, como se le prometió a Abraham (Gn 15:5), no parece ni siquiera ser tan grande como en el tiempo del éxodo (Nm 1:46).Los judíos ni poseyeron la tierra (Gn 15:7) ni gobernaron como nación soberana (Gn 12:2). El trono davídico estaba desocupado (2 S 7:16), aunque el sumo sacerdote fue de la línea de Eleazar y Finees (Nm 25:10-13). La promesa de Dios a consumar el nuevo pacto de redención esperaba el nacimiento, crucifixión y resurrección del Mesías (He 7-10).  


La Época de Esdras, Nehemías y Ester

 

570560550540530520510500490480470460450440430420410

Reyes

de

Persia

Ciro      539-530

 Darío 1 Histaspes   521-486

Asuero (Jerjes)             486  - 464

Artajerjes 1

464                       423

 
 
539 Darío de Media  525   
 530 Cambises 521  483 Vasti destituida458 Vuelve Esdras 2  
  Esmerdis  478 Ester coronada  445 Nahemías vuelve a Jerusalén y reedifica los muros en 52 días.  3
   539 Caída de Babilonia    473 Fiesta de Purim

Tres 

Retornos

del Exilio

536 Vuelve Zorobabel Reedificacion del  Templo (retorno)    
 534 TEMPLO se detiene         
  520 TEMPLO se reanuda        
  516 TEMPLE se termina        
                 
   

Libro de    ESDRAS      

538 - 516

       

Libro de  NEHEMÍAS            445 -  415

 
      

Libro de ESTER         483 - 473

   
         
         
   

Capítulos 1 - 6

     457 Esdras   -  Capítulos7-10 (un año 457)  
                 

Daniel y el cautiverio Judío de 70 años

605                       536

 

520      Zacarías    489

     

Malaquias  435?- 415?

 
       
 

 Hageo   520 505

          
           
570560550540530520510500490480470460450440430420410

 # Los tres retornos en rojo



 

 

Retos de Interpretación

 

  •  El lector necesita reconocer que la línea de tiempo de los capítulos 1-12 incluía alrededor de un año (445 a.C), seguido por un largo período de tiempo (más de veinte años) después de Nehemías 12 y antes de Nehemías 13.

 

  •  Finalmente, debe ser reconocido que Nehemías de hecho sirvió como gobernador en dos períodos en Jerusalén, el primero del 445-433 a.C. (Neh. 5:14; 13:6) y el segundo comenzando posiblemente en el 424 a.C. y extendiéndose no más lejos del 410 a.C. 

 

 


Temas históricos y teológicos

 

  •  Un tema constante es la atención cuidadosa en le lectura de la Palabra de Dios para cumplir su voluntad. El avivamiento espiritual vino en respuesta a la lectura que Esdras hizo de "el Libro de la ley de Moisés" (8:1). Después de leer, Esdras y algunos de los sacerdotes cuidadosamente explicaron su significado al pueblo que estaba presente (8:8). El día siguiente, Esdras se reunió con algunos de los jefes de las familias, los sacerdotes y levitas, "para entender las palabras de la ley" (8:13). El sistema sacrificial fue llevado a cabo con atención cuidadosa para cumplirlo "como está escrito en la ley" (10:34, 36). Tan profunda era su preocupación por vivir por la voluntad revelada de Dios que decidieron protestar y jurar "que andarían en la ley de Dios..." (10:29).  Cuando las reformas matrimoniales fueron llevadas a cabo, actuaron de acuerdo con aquello que leyeron "en el libro de Moisés" (13:1). 

 

  •  Un segundo tema principal, la obediencia de Nehemías, a la cual se hace referencia explícitamente a lo largo del libro debido al hecho de que el libro se basa en las memorias o los relatos en primera persona de Nehemías. Dios llevó a cabo su obra a través de la obediencia de Nehemías; no obstante, Él también llevó a cabo su obra a través del corazón de los que estaban erróneamente motivados, los malvados corazones de sus enemigos. Los enemigos de Nehemías fracasaron no tanto como resultado de los éxitos de las estrategias de Nehemías, sino porque "Dios había desbaratado el consejo de ellos" (4:15). Dios usó la oposición de los enemigos de Judá para llevar a su pueblo a buscarlo de corazón, de la misma manera que usó el favor de Ciro para regresar a su pueblo a la tierra, para apoyar económicamente su proyecto, y hasta para proteger la reconstrucción de los muros de Jerusalén.  No es sorprendente que Nehemías reconoció el verdadero motivo de su estrategia para repoblar a la Jerusalén antigua: "puso Dios en mi corazón" (7:5). Fue Él quien lo llevó a cabo.

 

  •  Otro tema en Nehemías, con en Esdras, es la oposición. Los enemigos de Judá comenzaron a esparcir rumores que decían que el pueblo de Dios se había revelado en contra de Persia. La meta era intimidar a Judá para que detuviera la reconstrucción de los muros.  A pesar de la oposición de afuera y la terrible corrupción que rompía el corazón y la disensión de adentro, Judá terminó los muros de Jerusalén en tan solo 52 días (6:15), experimentó avivamiento después de la lectura de la ley por parte de Esdras (8:1), y celebró la fiesta de los tabernáculos (8:14; alrededor del 445 a.C.).

 

  •  La descripción detallada del libro de los pensamientos, motivos y desalientos personales de Nehemías hace fácil que el lector se identifique primordialmente con él, en lugar del tema de "la mano soberana de Dios" y el mensaje primordial de su control e intervención en los asuntos de su pueblo y sus enemigos. Pero la conducta ejemplar del famoso copero es oscurecida por Dios quien determinó y guió la reconstrucción de los muros a pesar de mucha oposición y muchos estorbos; el tema de "la buena mano de Dios" se encuentra a lo largo del libro de Nehemías (1:10; 2:8, 18).      

 

 

 

 

Vista Panorámica de Nehemías


El libro de Nehemías muestra cuánto puede lograr Dios a través de la fidelidad y generosidad de los suyos. También demuestra cómo afrontar los grandes desafíos a pesar de las dificultades y peligros aparentemente infranqueables.
Históricamente, una nación desposeída de su tierra raras veces tiene una segunda oportunidad de lograr su soberanía. Pero Judá es una espléndida excepción a esto porque después de haber sido completamente vencida por los babilonios y desterrados a la fuerza, tuvo la oportunidad de volver a su patria cuando el rey persa, Ciro, conquistó a Babilonia. En el año 444 a.C. Nehemías dirigió esta tercera fase del regreso.

Nehemías llegó a ser un funcionario público en la corte persa y alcanzó el puesto de copero de Artajerjes I (1:11), lo cual era una posición de confianza y honor. Estando en cumplimiento de esa función, le llegaron noticias acerca de las condiciones en Judá (1:2–3). Las puertas y la muralla de Jerusalén estaban en ruinas, por lo que la ciudad estaba indefensa (1:3b) y el pueblo se encontraba en desesperación (1:3a). Movido por el deseo de rectificar las horribles circunstancias en Judá, Nehemías oró para que Dios le diera el privilegio de emprender la reedificación, aunque sabía que una licencia para ausentarse sería difícil de conseguir (1:5–11). A través del dolor y del ayuno, se alteró la apariencia de Nehemías al punto que el rey Artajerjes le preguntó la causa de su problema (2:1–2). Después de oír su contestación, inmediatamente Artajerjes le permitió volver a Judá para aliviar la situación (2:1–10).

Consciente de la provisión de Dios y apoyado por la autoridad imperial, Nehemías viajó a Judá; entregó a los líderes persas la carta donde Artajerjes lo autorizó a viajar. Tres días después de su llegada Nehemías inspeccionó la situación (2:11–20). Para comenzar el proyecto, dividió a los trabajadores en equipos, cada uno con la responsabilidad de una sección de la muralla (3:1–32). Mientras construían, los enemigos bajo la dirección de Sanbalat y Tobías, ridiculizaron a Nehemías y sus trabajadores (4:1–23). Cuando esta táctica falló, ellos formaron una coalición oficial para detener la obra; pero Nehemías afrontó sus amenazas poniendo a la mitad de los trabajadores de cada equipo a que continuaran construyendo mientras que la otra tenían armas para defender a quienes trabajaban. Durante esta emergencia nacional, los oportunistas judíos trataron de aprovecharse financieramente de la gente pobre del pueblo, pero Nehemías los confrontó directamente (5:1–13). Sanbalat y sus socios continuaron con sus malas intenciones al pretender que querían negociar; pero luego hicieron declaraciones falsas contra Nehemías (6:1–14). Pero él continuó firmemente, y las murallas fueron terminadas dentro de seis meses (6:15–19).

Nehemías fue asistido por Esdras, quien dirigió al pueblo en la lectura de la ley (7:73b–8:18). Esdras y ciertos levitas tuvieron la oportunidad de explicar la ley a los ciudadanos de Jerusalén. Esta nueva entrega a la Palabra de Dios produjo un avivamiento en Jerusalén y en todo Judá (9:1–10:39). En el año 432 a.C., Nehemías fue llamado a volver a Persia para que reasumiera sus responsabilidades en el palacio. Poco después de su partida el pueblo de Judá volvió a sus caminos antiguos. Nehemías regresó una vez más a Judá en el 420 a.C. e hizo otras reformas (13:4–31). El escribió su libro después de estos eventos. El ministerio de Nehemías se extendió hasta el 409 a.C.
Nehemías insistió en la pureza espiritual del pueblo. El no sólo era un hombre de acción, sino también un hombre de oración. En Nehemías se nota el lugar que la oración ocupa en la renovación espiritual (1:6, 11; 2:4; 4:9; 9:5–37; 11:17; 13:22, 29, 31). El es un modelo de una vida vivida en total dependencia en Dios. ¡Acuérdate de mí, Dios mío, para bien! (13:31) es una oración que al Señor le agrada contestar a los creyentes que le buscan seriamente.




Referencias Proféticas 

Nehemías era un hombre de oración y él oró apasionadamente por su pueblo (Nehemías 1). Su celosa intercesión por su pueblo ante Dios, prefigura a nuestro gran Intercesor, Jesucristo, quien oró fervientemente por Su pueblo en Su oración como Sumo-sacerdote en Juan 17. Tanto Nehemías como Jesús tenían un profundo amor por el pueblo de Dios, el cual derramaban en oración a Dios, intercediendo por ellos ante el trono.




Importancia en la Biblia

    Nehemías es un ejemplo de un líder valiente e ingenioso. A pesar de miles de dificultades, alentó al pueblo a ponerse a trabajar (2:18). Lo rápido que terminaron la reconstrucción de los muros ha sido una inspiración para creyentes a través de los siglos que han tenido que emprender tareas de titanes para la gloria de Dios.  

    Nehemías también nos enseña que la oración es de vital importancia para los seguidores de Dios. En momentos de gran dificultad, Nehemías oró en busca de dirección divina (1:5-11; 2:1-20; 4:14; 6:9-14), como debemos hacerlo nosotros cada vez que estemos frente a una decisión importante o una encrucijada.




Extras de Nehemías


 Esdras-Nehemías avanza en la historia bíblica al describir la manera en que las reformas necesarias en Jerusalén fueron puestas en movimiento, las cuales iban a servir después como la base para el judaísmos del cual Jesús y la iglesia primitiva surgieron.