Palabras clave Judas

Hombres (Ellos, Estos); Jesucristo (RV 1960)

 Hombres (Ellos, Estos)
Judas 1:4
Porque algunos HOMBRES han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, HOMBRES impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.
 
Judas 1:8
No obstante, de la misma manera también ESTOS soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores. 
Judas 1:10
Pero ÉSTOS blasfeman de cuantas cosas no co
nocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como animales irracionales. 
Judas 1:11
¡Ay de ELLOS! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré. 
Judas 1:12
ESTOS son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;  
Judas 1:14
De ÉSTOS también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, 
Judas 1:16
ESTOS son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos, cuya boca habla cosas infladas, adulando a las personas para sacar provecho.  
Judas 1:19
ESTOS son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu. 


JESUCRISTO 
Judas 1:1
Judas, siervo de JESUCRISTO, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en JESUCRISTO: 
Judas 1:4
Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor JESUCRISTO. 
Judas 1:17
Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor JESUCRISTO; 
Judas 1:21
conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor JESUCRISTO para vida eterna.