Palabras clave de Nehemías
Muro - puertas - edificar (reedificar) - reparar - mandamientos - estatutos - ley (es).

Muro

Nehemías 1:3: Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el MURO de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.  
Nehemías 2:8: y carta para Asaf guarda del bosque del rey, para que me dé madera para enmaderar las puertas del palacio de la casa, y para el MURO de la ciudad, y la casa en que yo estaré. Y me lo concedió el rey, según la benéfica mano de mi Dios sobre mí.  
Nehemías 2:13: Y salí de noche por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y a la puerta del Muladar; y observé los MUROS de Jerusalén que estaban derribados, y sus puertas que estaban consumidas por el fuego.  
Nehemías 2:15: Y subí de noche por el torrente y observé el MURO, y di la vuelta y entré por la puerta del Valle, y me volví.  
Nehemías 2:17: Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el MURO de Jerusalén, y no estemos más en oprobio.  
Nehemías 3:8: Junto a ellos restauró Uziel hijo de Harhaía, de los plateros; junto al cual restauró también Hananías, hijo de un perfumero. Así dejaron reparada a Jerusalén hasta el MURO ancho.  
Nehemías 3:13: La puerta del Valle la restauró Hanún con los moradores de Zanoa; ellos la reedificaron, y levantaron sus puertas, con sus cerraduras y sus cerrojos, y mil codos del MURO, hasta la puerta del Muladar.  
Nehemías 3:15: Salum hijo de Colhoze, gobernador de la región de Mizpa, restauró la puerta de la Fuente; él la reedificó, la enmaderó y levantó sus puertas, sus cerraduras y sus cerrojos, y el MURO del estanque de Siloé hacia el huerto del rey, y hasta las gradas que descienden de la ciudad de David.  
Nehemías 3:24: Después de él restauró Binúi hijo de Henadad otro tramo, desde la casa de Azarías hasta el ángulo entrante del MURO, y hasta la esquina.  
Nehemías 3:27: Después de ellos restauraron los tecoítas otro tramo, enfrente de la gran torre que sobresale, hasta el MURO de Ofel.  
Nehemías 4:1: Cuando oyó Sanbalat que nosotros edificábamos el MURO, se enojó y se enfureció en gran manera, e hizo escarnio de los judíos. 
Nehemías 4:3: Y estaba junto a él Tobías amonita, el cual dijo: Lo que ellos edifican del MURO de piedra, si subiere una zorra lo derribará.  
Nehemías 4:6: Edificamos, pues, el MURO, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar.  
Nehemías 4:7: Pero aconteció que oyendo Sanbalat y Tobías, y los árabes, los amonitas y los de Asdod, que los MUROS de Jerusalén eran reparados, porque ya los portillos comenzaban a ser cerrados, se encolerizaron mucho;  
Nehemías 4:10: Y dijo Judá: Las fuerzas de los acarreadores se han debilitado, y el escombro es mucho, y no podemos edificar el MURO.  
Nehemías 4:13: Entonces por las partes bajas del lugar, detrás del MURO, y en los sitios abiertos, puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos.  
Nehemías 4:15: Y cuando oyeron nuestros enemigos que lo habíamos entendido, y que Dios había desbaratado el consejo de ellos, nos volvimos todos al MURO, cada uno a su tarea.  
Nehemías 4:17: Los que edificaban en el MURO, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada.  
Nehemías 4:19: Y dije a los nobles, y a los oficiales y al resto del pueblo: La obra es grande y extensa, y nosotros estamos apartados en el MURO, lejos unos de otros.  
Nehemías 5:16: También en la obra de este MURO restauré mi parte, y no compramos heredad; y todos mis criados juntos estaban allí en la obra.  
Nehemías 6:1: Cuando oyeron Sanbalat y Tobías y Gesem el árabe, y los demás de nuestros enemigos, que yo había edificado el MURO, y que no quedaba en él portillo (aunque hasta aquel tiempo no había puesto las hojas en las puertas),  
Nehemías 6:6: en la cual estaba escrito: Se ha oído entre las naciones, y Gasmu lo dice, que tú y los judíos pensáis rebelaros; y que por eso edificas tú el MURO, con la mira, según estas palabras, de ser tú su rey; 
Nehemías 6:15: Fue terminado, pues, el MURO, el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días. 
Nehemías 7:1: Luego que el MURO fue edificado, y colocadas las puertas, y fueron señalados porteros y cantores y levitas,  
Nehemías 12:27: Para la dedicación del MURO de Jerusalén, buscaron a los levitas de todos sus lugares para traerlos a Jerusalén, para hacer la dedicación y la fiesta con alabanzas y con cánticos, con címbalos, salterios y cítaras.  
Nehemías 12:30: Y se purificaron los sacerdotes y los levitas; y purificaron al pueblo, y las puertas, y el MURO.  
Nehemías 12:31: Hice luego subir a los príncipes de Judá sobre el MURO, y puse dos coros grandes que fueron en procesión; el uno a la derecha, sobre el MURO, hacia la puerta del Muladar.  
Nehemías 12:37: Y a la puerta de la Fuente, en frente de ellos, subieron por las gradas de la ciudad de David, por la subida del MURO, desde la casa de David hasta la puerta de las Aguas, al oriente.  
Nehemías 12:38: El segundo coro iba del lado opuesto, y yo en pos de él, con la mitad del pueblo sobre el MURO, desde la torre de los Hornos hasta el MURO ancho;  
Nehemías 13:21: Y les amonesté y les dije: ¿Por qué os quedáis vosotros delante del MURO? Si lo hacéis otra vez, os echaré mano. Desde entonces no vinieron en día de reposo.  


Puertas

Nehemías 1:3: Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus PUERTAS quemadas a fuego.  
Nehemías 2:3: Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus PUERTAS consumidas por el fuego? 
Nehemías 2:8: y carta para Asaf guarda del bosque del rey, para que me dé madera para enmaderar las PUERTAS del palacio de la casa, y para el muro de la ciudad, y la casa en que yo estaré. Y me lo concedió el rey, según la benéfica mano de mi Dios sobre mí.  
Nehemías 2:13: Y salí de noche por la puerta del Valle hacia la fuente del Dragón y a la puerta del Muladar; y observé los muros de Jerusalén que estaban derribados, y sus PUERTAS que estaban consumidas por el fuego.
Nehemías 2:17: Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus PUERTAS consumidas por el fuego; venid, y edifiquemos el muro de Jerusalén, y no estemos más en oprobio.  
Nehemías 3:1: Entonces se levantó el sumo sacerdote Eliasib con sus hermanos los sacerdotes, y edificaron la puerta de las Ovejas. Ellos arreglaron y levantaron sus PUERTAS hasta la torre de Hamea, y edificaron hasta la torre de Hananeel.  
Nehemías 3:3: Los hijos de Senaa edificaron la puerta del Pescado; ellos la enmaderaron, y levantaron sus PUERTAS, con sus cerraduras y sus cerrojos.  
Nehemías 3:6: La puerta Vieja fue restaurada por Joiada hijo de Paseah y Mesulam hijo de Besodías; ellos la enmaderaron, y levantaron sus PUERTAS, con sus cerraduras y cerrojos.  
Nehemías 3:13: La puerta del Valle la restauró Hanún con los moradores de Zanoa; ellos la reedificaron, y levantaron sus PUERTAS, con sus cerraduras y sus cerrojos, y mil codos del muro, hasta la puerta del Muladar.  
Nehemías 3:14: Reedificó la puerta del Muladar Malquías hijo de Recab, gobernador de la provincia de Bet-haquerem; él la reedificó, y levantó sus PUERTAS, sus cerraduras y sus cerrojos.  
Nehemías 3:15: Salum hijo de Colhoze, gobernador de la región de Mizpa, restauró la puerta de la Fuente; él la reedificó, la enmaderó y levantó sus PUERTAS, sus cerraduras y sus cerrojos, y el muro del estanque de Siloé hacia el huerto del rey, y hasta las gradas que descienden de la ciudad de David.  
Nehemías 6:1: Cuando oyeron Sanbalat y Tobías y Gesem el árabe, y los demás de nuestros enemigos, que yo había edificado el muro, y que no quedaba en él portillo (aunque hasta aquel tiempo no había puesto las hojas en las PUERTAS),  
Nehemías 6:10: Vine luego a casa de Semaías hijo de Delaía, hijo de Mehetabel, porque él estaba encerrado; el cual me dijo: Reunámonos en la casa de Dios, dentro del templo, y cerremos las PUERTAS del templo, porque vienen para matarte; sí, esta noche vendrán a matarte. 
Nehemías 7:1: Luego que el muro fue edificado, y colocadas las PUERTAS, y fueron señalados porteros y cantores y levitas, 
Nehemías 7:3: y les dije: No se abran las PUERTAS de Jerusalén hasta que caliente el sol; y aunque haya gente allí, cerrad las PUERTAS y atrancadlas. Y señalé guardas de los moradores de Jerusalén, cada cual en su turno, y cada uno delante de su casa. 
Nehemías 11:19: Los porteros, Acub, Talmón y sus hermanos, guardas en las PUERTAS, ciento setenta y dos.
Nehemías 12:25: Matanías, Bacbuquías, Obadías, Mesulam, Talmón y Acub, guardas, eran porteros para la guardia a las entradas de las PUERTAS.  
Nehemías 12:30: Y se purificaron los sacerdotes y los levitas; y purificaron al pueblo, y las PUERTAS, y el muro.  
Nehemías 13:19: Sucedió, pues, que cuando iba oscureciendo a las PUERTAS de Jerusalén antes del día de reposo, dije que se cerrasen las PUERTAS, y ordené que no las abriesen hasta después del día de reposo; y puse a las PUERTAS algunos de mis criados, para que en día de reposo no introdujeran carga. 
Nehemías 13:22: Y dije a los levitas que se purificasen y viniesen a guardar las PUERTAS, para santificar el día del reposo. También por esto acuérdate de mí, Dios mío, y perdóname según la grandeza de tu misericordia.  
 

Edificar (reedificar)

Nehemías 2:5: y dije al rey: Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la REEDIFICARÉ.  
Nehemías 2:20: Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y EDIFICAREMOS, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén. 
Nehemías 3:1: Entonces se levantó el sumo sacerdote Eliasib con sus hermanos los sacerdotes, y EDIFICARON la puerta de las Ovejas. Ellos arreglaron y levantaron sus puertas hasta la torre de Hamea, y EDIFICARON hasta la torre de Hananeel.  
Nehemías 3:2: Junto a ella EDIFICARON los varones de Jericó, y luego edificó Zacur hijo de Imri.  
Nehemías 3:3: Los hijos de Senaa EDIFICARON la puerta del Pescado; ellos la enmaderaron, y levantaron sus puertas, con sus cerraduras y sus cerrojos.  
Nehemías 3:13: La puerta del Valle la restauró Hanún con los moradores de Zanoa; ellos la REEDIFICARON, y levantaron sus puertas, con sus cerraduras y sus cerrojos, y mil codos del muro, hasta la puerta del Muladar.  
Nehemías 4:10: Y dijo Judá: Las fuerzas de los acarreadores se han debilitado, y el escombro es mucho, y no podemos EDIFICAR el muro.  


Reparar 

Nehemías 3:8: Junto a ellos restauró Uziel hijo de Harhaía, de los plateros; junto al cual restauró también Hananías, hijo de un perfumero. Así dejaron REPARADA a Jerusalén hasta el muro ancho.  
Nehemías 4:7: Pero aconteció que oyendo Sanbalat y Tobías, y los árabes, los amonitas y los de Asdod, que los muros de Jerusalén eran REPARADOS, porque ya los portillos comenzaban a ser cerrados, se encolerizaron mucho;  

 

Mandamiento

Nehemías 1:5: Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus MANDAMIENTOS;  
Nehemías 1:7: En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los MANDAMIENTOS, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo. 
Nehemías 1:9: pero si os volviereis a mí, y guardareis mis MANDAMIENTOS, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre. 
Nehemías 9:13: Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y MANDAMIENTOS buenos,  
Nehemías 9:14: y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste MANDAMIENTOS, estatutos y la ley. 
Nehemías 9:16: Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus MANDAMIENTOS.  
Nehemías 9:29: Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus MANDAMIENTOS, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales si el hombre hiciere, en ellos vivirá; se rebelaron, endurecieron su cerviz, y no escucharon. 
Nehemías 9:34: Nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no pusieron por obra tu ley, ni atendieron a tus MANDAMIENTOS y a tus testimonios con que les amonestabas.  
Nehemías 10:29: se reunieron con sus hermanos y sus principales, para protestar y jurar que andarían en la ley de Dios, que fue dada por Moisés siervo de Dios, y que guardarían y cumplirían todos los MANDAMIENTOS, decretos y estatutos de Jehová nuestro Señor.  
Nehemías 11:23: Porque había MANDAMIENTO del rey acerca de ellos, y distribución para los cantores para cada día.  


Estatutos

Nehemías 1:7: En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, ESTATUTOS y preceptos que diste a Moisés tu siervo.  
Nehemías 9:13: Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y ESTATUTOS y mandamientos buenos, 
Nehemías 9:14: y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, ESTATUTOS y la ley. 
Nehemías 10:29: se reunieron con sus hermanos y sus principales, para protestar y jurar que andarían en la ley de Dios, que fue dada por Moisés siervo de Dios, y que guardarían y cumplirían todos los mandamientos, decretos y ESTATUTOS de Jehová nuestro Señor.  


Ley

Nehemías 8:1: y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la LEY de Moisés, la cual Jehová había dado a Israel.  
Nehemías 8:2: Y el sacerdote Esdras trajo la LEY delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender, el primer día del mes séptimo.  
Nehemías 8:3: Y leyó en el libro delante de la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos los que podían entender; y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la LEY.  
Nehemías 8:7: Y los levitas Jesúa, Bani, Serebías, Jamín, Acub, Sabetai, Hodías, Maasías, Kelita, Azarías, Jozabed, Hanán y Pelaía, hacían entender al pueblo la LEY; y el pueblo estaba atento en su lugar.  
Nehemías 8:8: Y leían en el libro de la LEY de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura.  
Nehemías 8:9: Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la LEY.  
Nehemías 8:13: Al día siguiente se reunieron los cabezas de las familias de todo el pueblo, sacerdotes y levitas, a Esdras el escriba, para entender las palabras de la LEY.  
Nehemías 8:14: Y hallaron escrito en la LEY que Jehová había mandado por mano de Moisés, que habitasen los hijos de Israel en tabernáculos en la fiesta solemne del mes séptimo;  
Nehemías 8:18: Y LEYó Esdras en el libro de la LEY de Dios cada día, desde el primer día hasta el último; e hicieron la fiesta solemne por siete días, y el octavo día fue de solemne asamblea, según el rito. 
Nehemías 9:3: Y puestos de pie en su lugar, leyeron el libro de la LEY de Jehová su Dios la cuarta parte del día, y la cuarta parte confesaron sus pecados y adoraron a Jehová su Dios.  
Nehemías 9:13: Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, LEYES verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, 
Nehemías 9:14: y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la LEY. 
Nehemías 9:26: Pero te provocaron a ira, y se rebelaron contra ti, y echaron tu LEY tras sus espaldas, y mataron a tus profetas que protestaban contra ellos para convertirlos a ti, e hicieron grandes abominaciones.  
Nehemías 9:29: Les amonestaste a que se volviesen a tu LEY; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales si el hombre hiciere, en ellos vivirá; se rebelaron, endurecieron su cerviz, y no escucharon.  
Nehemías 9:34: Nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no pusieron por obra tu LEY, ni atendieron a tus mandamientos y a tus testimonios con que les amonestabas.  
Nehemías 10:28: Y el resto del pueblo, los sacerdotes, levitas, porteros y cantores, los sirvientes del templo, y todos los que se habían apartado de los pueblos de las tierras a la LEY de Dios, con sus mujeres, sus hijos e hijas, todo el que tenía comprensión y discernimiento,  
Nehemías 10:29: se reunieron con sus hermanos y sus principales, para protestar y jurar que andarían en la LEY de Dios, que fue dada por Moisés siervo de Dios, y que guardarían y cumplirían todos los mandamientos, decretos y estatutos de Jehová nuestro Señor.  
Nehemías 10:32: Nos impusimos además por LEY, el cargo de contribuir cada año con la tercera parte de un siclo para la obra de la casa de nuestro Dios; 
Nehemías 10:34: Echamos también suertes los sacerdotes, los levitas y el pueblo, acerca de la ofrenda de la leña, para traerla a la casa de nuestro Dios, según las casas de nuestros padres, en los tiempos determinados cada año, para quemar sobre el altar de Jehová nuestro Dios, como está escrito en la LEY.  
Nehemías 10:36: Asimismo los primogénitos de nuestros hijos y de nuestros ganados, como está escrito en la LEY; y que traeríamos los primogénitos de nuestras vacas y de nuestras ovejas a la casa de nuestro Dios, a los sacerdotes que ministran en la casa de nuestro Dios; 
Nehemías 13:1: Aquel día se LEYó en el libro de Moisés, oyéndolo el pueblo, y fue hallado escrito en él que los amonitas y moabitas no debían entrar jamás en la congregación de Dios,  
Nehemías 13:3: Cuando oyeron, pues, la LEY, separaron de Israel a todos los mezclados con extranjeros.