Personas clave de Esdras

ZOROBABEL


    El algunas ocasiones, la propiedad de Dios sobre un proyecto se reconoce solamente después de que han fracasado nuestros mejores esfuerzos. Es peligroso pensar en Dios como en el responsable de los detalles insignificantes mientras que nos hacemos cargo de los aspectos más importantes del proyecto. En lugar de eso, es Dios el que está en control de todo y nosotros sólo jugamos una parte de su plan total. Cuando Dios nos da importantes trabajos para hacer, no es porque necesite nuestra ayuda. Zorobabel aprendió esta lección. 

     El pueblo de Dios había permanecido cautivo en Babilonia por muchos años. Muchos se habían establecido ahí con confortables estilos de vida y querían quedarse. Había, sin embargo, casi 60.000 que no habían olvidado a Judá. Cuándo en el 539 a.C. Babilonia fue derrotada, Ciro, el gobernante de Persia, permitió que los judíos regresaran a Jerusalén y reconstruyeran su templo. Zorobabel guió el regreso del primer y más grande grupo a la tierra prometida.  

    El liderazgo de Zorobabel era por derecho y por reconocimiento. No sólo era un descendiente de David, sino que tenía cualidades personales de liderazgo. Cuando el pueblo llegó a Judá, se le dio tiempo para que estableciera sus viviendas, y luego fue llamado para comenzar la obra. Comenzaron no con los muros de la ciudad no con los edificios gubernamentales, sino reconstruyendo el altar, adorando juntos a Dios y celebrando una fiesta. Bajo el liderazgo de Zorobabel, establecieron un cimiento espiritual para sus esfuerzos de construcción. 

    Los cimientos del templo quedaron rápidamente terminados lo que dio origen a otra ronda de celebración. Pero pronto surgieron dos problemas. Unos cuantos ancianos recordaron el glorioso templo de Salomón y se entristecieron de lo pequeño y menos glorioso que era este. Además, algunos enemigos de los judíos trataron de infiltrarse en la fuerza de trabajo y detuvieron la construcción con presiones políticas. El temor hizo que la obra se detuviera. La gente regresó a su casa y pasaron dieciséis años. 

    No sabemos lo que hizo Zorobabel durante ese tiempo. El desaliento que siguió a aquellos primeros meses de entusiasmo y logros debió haber sido muy grande. A la larga, aquellos sentimientos se endurecieron hasta llegar a la desesperanza. Así que Dios envió a los profetas Hageo y Zacarías para ser los compañeros que alentarían a Zorobabel. Confrontaron la renuncia del pecado y los confortaron en sus temores. El trabajo comenzó una vez más con renovadas fuerzas y se terminó en cuatro años. 

    Como muchos de nosotros. Zorobabel sabía cómo empezar correctamente pero le fue difícil mantener el ritmo. Su éxito dependía de la calidad de aliento que recibía. Dejó que el desaliento se llevará lo mejor de él. Sin embargo, cuando permitió que Dios tomara el control, la obra se completó. Dios siempre tiene el control. No debemos dejar que las circunstancias o la falta de aliento nos impidan hacer las tareas que Dios nos ha encomendado.   

Puntos fuertes y logros:
  • Guió el primer grupo de judíos de regreso del cautiverio de Babilonia a Jerusalén 
  • Terminó la reconstrucción del templo de Dios
  • Demostró sabiduría en la ayuda que aceptó y en la que rechazó
  • Comenzó su proyecto de construcción con la adoración como punto central

Debilidades y errores:   
  • Necesitaba aliento constante
  • Permitió que los problemas y la resistencia detuvieran la obra de reconstrucción

Lecciones de su vida:
  • Un líder necesita proveer no sólo la motivación inicial para un proyecto, sino el necesario aliento continuo para mantener el proyecto caminando
  • Un líder debe encontrar su propia fuente confiable de aliento
  • La fidelidad de Dios se muestra en la forma en la que preservó la línea de David

Datos generales:
  • Dónde? Babilonia, Jerusalén
  • Ocupación: Líder, reconocido de los cautivos
  • Familiares: Padre: Salatiel. Abuelo:Joaquín 
  • Contemporáneos: Ciro, Darío, Zacarías, Hageo 

Versículos clave: 
"Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejércitos, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Quién ere tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura; él sacará la primera piedra con aclamaciones de: Gracia, gracia a ella"  (Zacarías 4:6,7).

La historia de Zorobabel se relata en Esdras 2:2-5:2. Además se le menciona en 1 Crónicas 3:19, Nehemías 7:7; 12:1, 47; Hageo 1:1,12,14; 2:4,21,23; Zacarías 4-6-10; Mateo 1:12,13; Lucas 3:27.



ESDRAS


    No son los  logros personales lo que importa, sino el compromiso personal de vivir para Dios. Los logros son simplemente ejemplos de lo que Dios puede hacer por medio de la vida de alguien. Los líderes más efectivos de los que se habla en la Biblia tuvieron muy poca conciencia del impacto que sus vidas hicieron en otros. Estaban demasiado ocupados sirviendo a Dios para llevar un registro de sus éxitos. Esdras encaja dentro de esta descripción. 

    Aproximadamente 80 años después de la reconstrucción del templo bajo el liderazgo de Zorobabel, Esdras regresó a Judá con unos 2.000 hombres y sus familias. Se le había dado una carta del rey Artajerjes instruyéndole acerca de llevar a cabo un programa de educación religiosa. La carta le confería mucho poder. Pero mucho antes de que comenzara su misión, Dios lo había moldeado de tres maneras importantes para que usara correctamente ese poder. Primero, como escriba, se dedicó a estudiar cuidadosamente la Palabra de Dios. Segundo, intentó aplicar y obedecer personalmente los mandatos de Dios que encontró en su Palabra. Tercero, se comprometió a enseñar a otros tanto la Palabra de Dios como su aplicación a la vida. 

    Conociendo las prioridades de Esdras, no nos debe sorprender la manera en que actuó cuando llegó a Jerusalén. El pueblo había desobedecido el mandato de Dios de no casarse con mujeres de naciones extranjeras. En un día frío y lluvioso, Esdras se dirigió al pueblo y les dijo muy claramente que habían pecado. Y debido a la multitud de sus pecados, todos estaban bajo la condenación de Dios. Se requería confesión, arrepentimiento y acción. El pueblo admitió su pecado y trazó un plan para lidiar con el problema.     

    Este esfuerzo inicial por parte de Esdras estableció el escenario para lo que Nehemías haría después. Esdras continuó su ministerio bajo el liderazgo de Nehemías y ambos fueron utilizados por Dios para comenzar un movimiento espiritual que alcanzó a toda la nación después de la reconstrucción de Jerusalén. 

    Esdras logró grandes cosas e hizo un importante impacto debido a que su vida y sus acciones tuvieron el punto de partida correcto: la Palabra de Dios. La estudió con seriedad y la aplicó con fidelidad. Enseñó a otros lo que él aprendió. Es, por tanto, un gran modelo para cualquiera que quiera vivir para Dios. 

Puntos fuertes y logros:
  • Se comprometió a estudiar, seguir y enseñar la Palabra de Dios  
  • Guió al segundo grupo de cautivos desde Babilonia a Jerusalén
  • Pudo haber escrito 1 y Crónicas
  • Se preocupó por cada detalle de las órdenes de Dios
  • Fue enviado por el rey Artajerjes a Jerusalén para evaluar la situación, establecer un sistema de educación religiosa y regresar con un informe de primera mano
  • Trabajo junto a Nehemías durante el último despertar espiritual registrado en el Antiguo Testamento

Lecciones de su vida:
  • La disposición de una persona a conocer y cumplir la Palabra de Dios tendrá un efecto directo en la forma en la que Dios usa su vida
  • El punto inicial de servicio a Dios es un compromiso personal para servirle hoy, aun antes de saber cuál será ese servicio

Datos generales:
  • Dónde: Babilonia y Jerusalén
  • Ocupaciones: Escriba entre los cautivos en Babilonia, enviado del rey, maestro
  • Familiares: Padre: Seraías 
  • Contemporáneos: Nehemías, Artajerjes

Versículo clave:
"Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos" (Esdras 7:10).

La historia de Esdras se relata en Esdras 7:1-10:16 y Nehemías 8:1-12:36.