Personas clave de Ester



MARDOQUEO

    
    Después del último levantamiento de Jerusalén en contra de Nabucodonosor, la familia de Mardoqueo fue deportada a Babilonia. Él probablemente nació en Susa, (ciudad que se convirtió en una de las capitales de Persia después que Ciro conquistara Babilonia) y heredó una posición oficial entre los judíos cautivos que lo mantuvo cerca del palacio aun después „ que los babilonios habían sido derrocados. En un momento, cuando escuchó los planes de para asesinar al rey Asuero, reportó el complot y salvó la vida del rey. 

    La vida de Mardoqueo estuvo llena de desafíos que él convirtió en oportunidades. Cuando murieron sus tíos, adoptó a Ester, la hija de ellos y por lo tanto su prima, probablemente porque sus propios padres habían muerto y se sentía responsable por ella. Más tarde, cuando fue llevada al harem de Asuero y elegida para ser reina, Mardoqueo continuó aconsejándola. Muy   poco tiempo después de esto, se vio en un conflicto con Amán, el recién designado jefe de gobierno de Asuero. Aunque deseaba servir al rey, Mardoqueo se negó a adorar al representante del rey. Amán estaba furioso con Mardoqueo. Así que planeó hacer matar a Mardoqueo y a todos los judíos. Su plan se convirtió en una ley para los medos y los persas parecía que los judíos habían sido sentenciados. 

    Sin embargo, Mardoqueo, deseaba servir a Dios donde estuviera. Habló con Ester y le dijo que quizá la razón por la que Dios le había permitido ser reina era para que salvara a su pueblo vivir de esta amenaza. Pero Dios también lo había puesto a él, años antes, en el lugar correcto. Dios reveló al rey, por medio de la lectura de documentos históricos, que Mardoqueo había salvado su vida en una ocasión y el rey se percató de que nunca se lo había agradecido. Entonces, Mardoqueo fue honrado por el rey y esto arruinó el plan de Amán de colgarlo en una que horca. Dios había planeado un contraataque efectivo contra el cual el plan de Amán no pudo mantenerse en pie. 

    Más tarde, Mardoqueo instituyó la fiesta judía de Purim. Tuvo una larga carrera de servicio al rey en favor de los judíos. En la vida de Mardoqueo, Dios mezcló carácter y circunstancias para lograr grandes cosas. Él no ha cambiado la forma en que trabaja. Dios está utilizando las situaciones a las que se enfrenta cada día para tejer un patrón de santidad en su carácter. Haga una pausa y pida a Dios que lo ayude a responder adecuadamente a las situaciones en las que usted se encuentra en el día de hoy.  

Puntos fuertes y logros: 
• Denunció un complot de asesinato en contra del rey 
• Tan responsable como para adoptar a su prima
• Rehusó inclinarse ante nadie que no fuera Dios 
• Tomó el lugar de Amán como segundo en importancia en el gobierno de Asuero

Lecciones de su vida:  
• Las oportunidades que tenemos son más importantes que las que hubiéramos deseado tener
• Podemos confiar en que Dios entretejerá los hechos de la vida para nuestro beneficio, aun cuando quizá no podamos ver el plan completo
• Las recompensas por hacer lo correcto se retrasan en ocasiones, pero Dios mismo las garantiza 

Datos generales: 
• Dónde: Susa, una de las varias ciudades capitales de Persia 
• Ocupación: Oficial judío que llegó a ser segundo en rango después del rey Asuero 
• Familiares: Hija adoptiva: Ester. Padre: Jair 
• Contemporáneos: Asuero, Amán 

Versículo clave: 
"Porque Mardoqueo el judío fue el segundo después del rey Asuero, y grande entre los judíos, y estimado por la multitud de sus hermanos, porque procuró el bienestar de su pueblo y habló paz para todo su linaje» (Ester 10.3). 

La historia de Mardoqueo se relata en el libro de Ester. 



ESTER


    Atesoramos seguridad, aun cuando sabemos que la seguridad en esta vida no tiene garantías. Las posesiones las podemos perder, la belleza desaparece, las relaciones se pueden romper, la muerte es inevitable. La verdadera seguridad, entonces, debe encontrarse más allá de esta vida. Solo cuando nuestra seguridad descansa en Dios y en su inalterable naturaleza podremos enfrentar los desafíos que la vida sin duda traerá .  

    La belleza de Ester y su carácter ganaron el corazón del rey Asuero y la hizo su reina. Aun en  esa posición de privilegio, sin embargo, arriesgaría su vida al intentar ver al rey cuando no había sido requerida su presencia. No había garantía de que siquiera el rey aceptara verla.  Aunque era reina, todavía no estaba segura. Pero, con precaución y con valor, decidió arriesgar su vida al acercarse al rey en nombre de su pueblo. 

    Trazo sus planes con cuidado. Les pidió a los judíos que ayunaran y oraran con ella antes de ir a ver al rey. Luego. en el día escogido fue ante él, y el rey le pidió que se acercara y hablara. Pero en lugar de emitir su petición directamente, lo invitó a él y a Amán a un banquete. Asuero fue lo suficientemente astuto como para darse cuenta de que ella tenía algo en mente. Sin embargo, ella sugirió la importancia del asunto al insistir que asistieran a un segundo banquete.
    
    Mientras tanto, Dios estaba trabajando detrás del escenario. Hizo que una noche, ya tarde, Asuero leyera los registros históricos del reino y descubriera que Mardoqueo había salvado su vida con anterioridad. No perdió tiempo en honrar a Mardoqueo por ese hecho. Durante el sus segundo banquete, Ester le contó al rey acerca del complot de Amán en contra de los judíos, y Amán fue condenado. Hay una justicia inflexible en la muerte de Amán en la misma horca que este había construido para Mardoqueo, y no deja de llamar la atención que el día en el cual judíos iban a ser muertos llegara a ser el día cuando los enemigos murieron. El riesgo que corrió Ester confirmó que Dios era la fuente de su seguridad. 

    ¿Cuánta de su seguridad yace en sus posesiones, posición o reputación? Dios no lo ha colocado en su posición presente para su propio beneficio. Lo colocó ahí para que lo sirva. Como en el caso de Ester. puede que esto involucre arriesgar su seguridad. ¿Está dispuesto a permitir que Dios sea su seguridad máxima? 

Puntos fuertes y logros:  
• Su belleza y su carácter ganaron el corazón del rey de Persia 
• Combinó valor con un buen planeamiento 
• Estuvo abierta al consejo y dispuesta a actuar 
• Estaba más preocupada por los demás que por su propia seguridad  

Lecciones de su vida:  
• Servir a Dios a menudo demanda que arriesguemos nuestra propia seguridad  
• Dios tiene un propósito para las situaciones en las que nos coloca 
• El valor, si bien es a menudo vital, no reemplaza a la planeación cuidadosa 

Datos generales: 
• Dónde: Imperio persa 
• Ocupación: Esposa de Asuero. reina de Persia 
• Familiares: Primo: Mardoqueo. Esposo: Asuero. Padre: Abihail 


Versículo clave: 
«Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca» (Ester 4.16). 

La historia de Ester se narra en el libro de Ester. 



AMÁN


    La gente más arrogante es a menudo la que debe medir el valor que tiene por el poder o la influencia que cree tener sobre los demás. Amán era un líder extremadamente arrogante. Reconocía al rey como su superior, pero no aceptaba que nadie fuera su igual. Cuando un hombre, Mardoqueo, rehusó inclinarse en sumisión a él, Amán quiso destruirlo. Se llenó de odio contra Mardoqueo. Ya estaba lleno de odió racial contra todo el pueblo judío debido a la larga tradición de odio entre los judíos y los antepasados suyos, los amalecitas. La dedicación a Dios de Mardoqueo y su rechazo a honrar a cualquier ser humano, representó un reto para la religión de Amán que se centraba en él mismo. Amán, vio a los judíos como una amenaza a su poder, y decidió matarlos a todos. 

    Dios había venido preparando la caída de Amán y la protección de su pueblo mucho antes de que Amán tuviera autoridad bajo el gobierno del rey Asuero. Ester, una judía, llegó a ser reina, y el papel de Mardoqueo al descubrir el complot de asesinato hizo que el rey estuviera en deuda con él. No sólo se le impidió a Amán que matara a Mardoqueo, sino que tuvo que sufrir la humillación de honrarlo públicamente. En pocas horas, Amán murió en la misma horca que había construido para colgar a Mardoqueo. Se frustró su plan de eliminar a los judíos. En contraste con Ester, quien lo arriesgó todo por Dios y ganó, Amán arriesgo todo por un propósito perverso y perdió.

    Nuestra respuesta inicial a la historia de Amán es decir que obtuvo lo que se merecía. Pero la Biblia nos lleva a hacernos preguntas más profundas: "¿Cuánto hay de Amán en mí?", "¿Deseos controlar a otros?", "¿Me siento amenazado cuando los demás no me aprecian como yo creo que debieran hacerlo?", "¿Busco venganza cuando mi orgullo es atacado?" Confiese estas actitudes a Dios y pídale que las reemplace con una actitud de perdón. De otra manera, la justicia de Dios se encargará. 


Puntos fuertes:
  • Alcanzó gran poder, fue el segundo en mando después de Asuero, rey de Persia

Debilidades y errores:
  • El deseo de controlar a los demás y recibir honor era su meta mayor
  • Fue cegado por su arrogancia y presunción
  • Planeó el asesinato de Mardoqueo y construyó una horca para él
  • Orquestó el plan para masacrar al pueblo de Dios de todo el imperio

Lecciones de su vida:
  • El odio será castigado
  • Dios tiene un registro sorprendente por hacer que planes perversos se vuelvan en contra de quienes los diseñan 
  • La soberbia y la presunción serán castigados
  • La insaciable sed de poder y de prestigio resulta auto destructiva

Datos generales: 
  • Dónde: Susa, capital de Persia
  • Ocupación: Segundo en jerarquía en todo el imperio
  • Pariente: Esposa: Zeres 
  • Contemporáneos: Asuero, Mardoqueo, Ester

Versículo clave:
"Y vio Amán que Mardoqueo no se arrodillaba no se humillaba delante de él; y se llenó de ira. Pero tuvo en poco poner mano en Mardoqueo solamente, pues ya le habían declarado cuál era el pueblo de Mardoqueo; y procuró Amán destruir a todos los judíos que había en el reino de Asuero, al pueblo de Mardoqueo" (Ester 3:5-6)  

La historia de Amán se relata en el libro de Ester