Estudio Inductivo de la Biblia

Buscar en este sitio

    Actividad reciente del sitio



    Salmos
    חהילים
    "Dios se complace en el culto verdadero"

    Salmos en varias versiones:   
    1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27
     28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 
    54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 
    77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 
    99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 
    117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 

    Tiempo de Lectura= 4:40 / 150 Capítulos, 2461 versículos.


    1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? David 73/Asaf 12/Hijos de Core 11/ Salomón 2/Moisés 1

    2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? Diferentes Autores

    3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO?  Judíos

    4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO? Diferentes lugares
     

    MÉTODO  HISTÓRICO

    1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO? El libro de los salmos fue el himnario de los hebreos. Cerca de 70 salmos se atribuyen al rey David, y el  resto a otros autores. Una gran cantidad de himnos que cantan los cristianos hoy día han tomado su letra de los salmos. Este libro esta compuesto por 150 poemas, algunos de los cuales son de una gran belleza expresiva. De ellos, los salmos 1,19, 22, 23, 90, 100, y 103 son quizás los más destacados.

    BEI.  El ser humano necesita comunicarse con Dios mediante la oración y con cánticos. Necesita llegar a su presencia y abrir ante Él su corazón, presentando sinceramente todo lo que este sintiendo, ya sea desanimo o alegría, confusión o confianza. Todos necesitamos entonar alabanzas y hablar con Dios, y con nuestros semejantes, con salmos e himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor con el corazón (véase Ef 5:19). Así que los salmos- alabanzas, oraciones, cánticos- han de cantarse con instrumentos de cuerda. Por lo tanto, David, que escribió un gran numero de salmos, puso a los levitas a cargo del ministerio musical en la casa del Señor. Eran los levitas quienes cantaban ante el tabernáculo de la tienda de reunión, hasta que Salomón edifico la casa del Señor en Jerusalén (1Cr 6:31-32). La adoración pertenece solo a Dios. Los Salmos es un libro de oraciones y alabanzas, compuesto por los hombres pero inspirado por Dios. “Porque de el, y por él, y para él, son todas las cosas. A el sea la gloria por los siglos. Amen” (Ro 11:36)

    2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?

    3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA? 

    4) ¿CUÁLES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? 


    MÉTODO LITERARIO

    1) ¿QUÉ GÉNERO DE LITERATURA ES EL LIBRO? Poético


    MÉTODO PANORÁMICO

    1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? Alabanza y adoración a Dios.

    2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? Para la alabanza y la adoración a Dios.

    PALABRAS CLAVE DE SALMOS (RV1960):  justo, recto (s), de corazón, íntegro (s), malvado (s), malo (s), pecado (iniquidad, maldad), oración (orar), alabar (alabanzas), adorar, cantar, cántico (s), temer (temor), refugio, esperar (esperanza), salvar (salvación), librar (liberación), invocar, suplicar (súplica), ruego (s), clamar (clamor)

    TEMAS: Alabanzas y acción de gracias, lamento y confianza, sabiduría, reinado.

    FECHAS DE COMPOSICIÓN: Los salmos mismos datan desde la primera monarquía hasta el tiempo después del exilia (aprox. año 1000 a 400 A.C); la colección en su forma presente puede ser parte del movimiento de reforma reflejado en Crónicas y Esdras-Nehemías.  

    ÉNFASIS: Confianza en Jehová y alabanza a él por su bondad; lamento por la maldad y las injusticias; Jehová como rey del universo y las naciones; el rey de Israel como representativo de Jehová en Israel; Israel (y los israelitas individualmente) como pueblo del pacto de Dios; Sion (y su templo) como lugar especial de la presencia de Jehová en la tierra.   


     


    Detalles de los Salmos

     

    LIBROS

     LIBRO 1

    (1-41)

    LIBRO 2

    (42-72)

    LIBRO 3

    (73-89)

    LIBRO 4

    (90-106)

    LIBRO 5

    (107-150)

    Autor Principal

    David

    David / Coré

    Asaf

    Anónimo

    David / Anónimo

    Numero de Salmos

    41

    31

    17

    17

    44

    Contenido Básico

    Canciones de Alabanza

    Himnario de Interés Nacional

    Himnos de Alabanza

    Semejanza al Pentateuco

    Génesis:

    Hombre y la Creación

    Éxodos:

    Liberación y Redención

    Levíticos:

    Alabanza y el Santuario

    Números:

    Desierto y Peregrinación

     Deuteronomio:

    Escritura y Adoración 

    Cierre Doxología

    41:13

    72:18-19

    89:52

    106:48

    150:1-6

    Posible fecha de composición

     c. 1020-970 a.C.

    970-610 a.C.

    Hasta c. 430 a.C.

    Tiempo

    Cerca de 1.000 Años (c 1410-430 a.C.)

     


    Contexto Histórico de Salmos 

        El escenario de los Salmos es doble: 1) los hechos de Dios en la creación y la historia, y 2) la historia de Israel. Históricamente, los salmos varían en tiempo desde el origen de la vida a los gozos postexílicos de los judíos liberados de Babilonia. Temáticamente, los salmos cubren un amplio espectro de tópicos, que van de la adoración celestial a la guerra terrenal. Los salmos recolectados forman el libro más largo en la Biblia y el libro que se cita con mayor frecuencia en el NT. El Salmo 119 es el capítulo más largo en toda la Biblia. A lo largo de las edades, los salmos han retenido su propósito original, el cual es producir la alabanza y adoración apropiadas a Dios. 




    Retos de Interpretación

    •  Es útil reconocer ciertos géneros o tipos literales que continuamente ocurren en el Salterio. Algunos de los más obvios son:

    1. El tipo de sabiduría con instrucciones para vivir correctamente 

    2. Patrones de lamentación que tiene que ver con los dolores de la vida (normalmente surgiendo de los enemigos de afuera).

    3. Salmos penitenciales (en su mayoría lidiando con el "enemigo" adentro, esto es, pecado.

    4. Énfasis de reyes (universal o de mediador; teocrático o gobierno mesiánico)

    5. Salmos de gratitud.  Una combinación de estilo y tema ayuda e identificar tales tipos cuando aparecen.

    •  La característica más sobresaliente de los salmos es que todos ellos son poesía por excelencia. A diferencia de la mayoría de la poesía en castellano, la cual está basada en ritmo y metro, la poesía hebrea se caracteriza esencialmente por paralelismos lógicos. Algunos de los tipos más importantes de paralelismos son:

    1. Sinónimos (3l pensamiento de la primera línea vuelve a ser afirmado con conceptos similares en la segunda línea. (Sal 2:1)

    2. Antitético (el pensamiento de la segunda línea es contrastado con la primera. (Sal.1:6)

    3. Climático (la segunda y líneas subsecuentes retoman una palabra, frase so concepto crucial y la extienden en un formato escalonado. (Sal. 29:1, 2)

    4. Quiástico o introvertido (las unidades lógicas son desarrolladas en un patrón A  B  B  A. (Sal. 1:2)

     

    •  En una escala más grande, algunos salmos  en su desarrollo del primer al último versículo emplean un arreglo acróstico o alfabético. Los salmos 9, 10, 25, 34, 37, 111, 112, 119 y el 145 son reconocidos como acrósticos completos o incompletos. El el texto hebreo, la primera letra de la primera palabra de cada versículo comienza con una consonante hebrea diferente, la cual avanza en orden alfabético hasta que las veintidós consonantes son cubiertas. Tal vehículo literario sin duda alguna ayudaba en la memorización del contenido y servía para indicar que su tema en particular había sido cubierto de la "A a la Z". El Salmo 119 sobresale como el ejemplo más completo de esta herramienta, debido a que la primera letra de cada uno de sus veintidós párrafos de ocho versículos cobre completamente el alfabeto hebreo.       

     

     

      

    Temas históricos y teológicos

    •  El tema básico de los Salmos es vivir la vida real en el mundo real, donde dos dimensiones operan simultáneamente:

    1. Una realidad horizontal o temporal.

    2. Una realidad vertical o trascendental.

    Sin negar el dolor de la dimensión terrenal, el pueblo de Dios debe vivir con gozo y dependiente de la persona divina y promesas que permanecen firmes detrás de la dimensión celestial / eterna. Todos los ciclos de problemas y triunfos humanos proveen ocasiones para expresar quejas humanas, confianza, oraciones o alabanza al Señor soberano de Israel.

     

    •  A la luz de esto, el libro de los Salmos presenta una amplia gama de teología, prácticamente envuelta en una realidad diaria. La pecaminosidad del hombre es documentada concretamente, no solo a través de los patrones de conducta del impío, sino también por los tropiezos periódicos de los creyentes. La soberanía de Dios es reconocida por todos lados, pero no a expensas de la responsabilidad humana genuina. Frecuentemente la vida parece estar fuera de control y sin embargo, todos los acontecimientos y situaciones son entendidos a la luz de la providencia divina como estando en el camino correcto de acuerdo al tiempo de Dios. Vistazos alentadores de un "día de Dios" futuro motivan el llamado a la perseverancia hasta el fin. Este libro de alabanza manifiesta una teología muy práctica.

     

    •  Un fenómeno comúnmente malentendido en los Salmos es la asociación que con frecuencia  se desarrolla entre el "uno" (el salmista) y los "muchos" (el pueblo teocrático). Casi todos estos casos ocurren en los salmos del rey David. Hubo una relación inseparable entre el gobernador mediador y su pueblo; como iba la vida para el rey, así iba para el pueblo. Además, algunas veces esta unión explica la relación aparente entre el salmista y Cristo en los salmos mesiánicos (o porciones mesiánicas de ciertos salmos). Los llamados salmos imprecatorios (que pronuncian maldición) pueden ser mejor entendidos con esta perspectiva. Como el representante mediador de Dios en la tierra, David oró por juicio sobre sus enemigos, debido a que estos enemigos no solo lo estaban lastimando a él, sino que primordialmente estaban lastimando al pueblo de Dios. En términos definitivos desafiaron al Rey de reyes, el Dios de Israel.  

     

      

    Vista Panorámica de los Salmos

    El libro de los Salmos, un tesoro de lectura y meditación, es muy apreciado por los cristianos y los judíos. El libro era uno de los preferidos de Cristo. Más de una cuarta parte de las citas del Antiguo Testamento que están en el Nuevo, son de los Salmos.
    Debido a que muchos Salmos fueron escritos para adoración pública y privada, el título del libro en hebreo es “Alabanzas.” La palabra “Salmo” se refiere a una composición poética acompañada de instrumentos de cuerdas. El libro de los Salmos es el primero de la última división de la Biblia hebrea; de modo que sobresale en ese segmento de las Escrituras, a cuya sección entera Jesús la designó “los Salmos” (Lc 24:44).
    Este libro se divide en cinco secciones, o libros, y cada una concluye con una doxología. Cada sección tiene sus propias características. De acuerdo a sus títulos, David escribió los Salmos de la primera sección, excepto tres (1, 10 y 33). A varios escritores de la segunda sección se les identifica por nombre: los hijos de Coré (42–49), Asaf (50), David (51–65) y Salomón (72). Probablemente los Salmos de esta sección fueron compilados para las actividades litúrgicas del tabernáculo o del templo. La tercera sección fue escrita por varios autores: Asaf (73–83), los hijos de Coré (84–85, 87–88), David (86) y Etán (89). La cuarta sección comienza con el Salmo 90, el más antiguo de los Salmos, escrito por Moisés; David escribió los Salmos 101 y 103; otros Salmos en esta sección son anónimos. En la quinta sección sólo se mencionan a David (108–110, 122, 124, 131, 133, 138–145) y Salomón (127) como sus autores. Varios Salmos de esta sección son para uso litúrgico, inclusive los de aleluya (113–118, 146–150) y los de ascenso (120–134).
    Con excepción de treinta y cuatro Salmos, todos tienen un título adjunto. La información en tales títulos incluye notas literarias, instrucciones musicales, títulos para la tonada, instrucciones para su uso en la adoración, motivos históricos y el escritor.
    Como se dijo antes, el título en los Salmos acreditan a David como el autor de 73 de ellos, mientras que Hch 4:25 y He 4:7 le atribuyen dos más (2, 95). Los libros históricos implican que sin lugar a duda David estaba eminentemente capacitado para haberlos escrito. David es llamado “el dulce salmista de Israel” (2 S 23:1). El tocaba el arpa para apaciguar un mal espíritu que se posesionaba de Saúl (1 S 16:23). Su elegía de Saúl y Jonatán es un bello ejemplo de la poesía hebrea (2 S 1:17–27). El “hombre conforme al corazón de Dios” era un sincero adorador del Señor. Lo que más se destaca en David es que el Espíritu Santo lo inspiraba.
    Una lectura cuidadosa del libro de los Salmos vitalizará la devoción y las oraciones del creyente. Dios también usa los Salmos para traerle avivamiento a sus hijos. Para una presentación de la persona y obra del Señor Jesucristo, léase cualquiera de los Salmos mesiánicos (2, 8, 16, 22–24, 31, 40–41, 45, 68–69, 72, 89, 102, 110, 118).
    Hernández, E. A., & Lockman Foundation (La Habra, C. (2003). Biblia de estudio : LBLA. (Sal). La Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman.


    Referencias Proféticas

    Un tema recurrente en los Salmos, es la provisión de Dios de un Salvador para Su pueblo. Las imágenes proféticas del Mesías son vistas en numerosos salmos. El Salmo 2:1-12 describe el triunfo y el reino del Mesías. El Salmo 16:8-11 prefigura Su muerte y resurrección. El Salmo 22 nos muestra al Salvador sufriente en la cruz y presenta detalles proféticos de la crucifixión, todo lo cual fue cumplido a la perfección. Las glorias del Mesías y Su novia son presentadas en el Salmo 45:13-14, mientras que los Salmos 72:6-7; 89:3-37; 110:1-7; y 132:12-18 presentan la gloria y universalidad de Su reino.




    Importancia en la Biblia


        Pudiéramos decir que los salmos son una descripción de la manera en que respondemos a Dios. A veces se presenta a Dios en plena majestad y gloria. Nuestra respuesta entonces es de asombro, sobrecogimiento y temor: «Reinos de la tierra, cantad

    a Dios» ( 68.32 ). Pero otros salmos pintan a Dios como Señor amante que participa en nuestra vida. Nuestra tendencia en ese caso es acercarnos a su solaz y amparo: «No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo» ( 23.4 ).Dios es el mismo en ambos salmos. Pero nuestra reacción ante Él se ajusta a nuestras circunstancias.


        Otros salmos pudieran catalogarse mejor como clamores contra Dios y las circunstancias que como respuesta a la percepción de su gloria y presencia. El salmista reconoce que a veces siente que Dios y sus amigos lo han abandonado ( 88 ). Sufre por las calumnias que lanzan contra él sus acusadores ( 109 ). Entonces invoca a Dios para que los arrase con su ira ( 59 ). No importa lo que digamos sobre los salmos, hay que reconocer que presentan la realidad del corazón humano, la manera en que a veces reaccionamos ante los problemas y las injusticias de la vida.


        Pero aun en estos fuertes salmos de lamentación, el salmista nunca se entrega a la desesperación. El hecho de que lancemos protestas a Dios es demostración de esperanza en Dios y su sentido de la justicia. Esto tiene un importante mensaje para todos los

    creyentes. Podemos expresarle a Dios todos nuestros sentimientos, por negativos o llenos que reproches que sean. Y podemos estar totalmente seguros de que nos oirá y nos comprenderá. El salmista nos enseña que la oración más profunda es el grito que

    lanzamos cuando nos encontramos abatidos por los problemas de la vida.


        Los salmos hablan mucho de la persona y obra de Jesucristo. El Salmo 22 contiene una extraordinaria profecía de la crucifixión del Señor. Jesús citó este salmo al morir en a cruz ( Sal 22.1 ; Mt 27.46 ; Mc 15.34 ). Otras profecías mesiánicas de los salmos que se cumplieron en la vida de Cristo son: sería un sacerdote del tipo de Melquisedec ( Sal 110.4 ; Heb 5.6 ), oraría por sus enemigos ( Sal 109.4 ; Lc 23.34 ), y su trono sería eterno ( Sal 45.6 ; Heb 1.8 ).








    Extras de Salmos