Comentario de Tito


Acerca de las Iglesias de Creta


 Tito. Las únicas noticias que tenemos de él en el N.T. son: Que era un griego que acompañó a Pablo a Jerusalén, y cuya circuncisión éste resistió firmemente (Gál 2:3-5). Posiblemente haya sido nativo de Antioquía. Era convertido por Pablo mismo (Tito 1:4).

    Algunos años después, aparece con Pablo en Efeso, y se le envía a Corinto para que cuide de ciertas irregularidades e inicie la ofrenda para los pobres de Jerusalén (2 Cor 8:6, 10). Posiblemente haya acompañado a la delegación que portaba la Primera Epístola a los Corintios o alguna carta anterior (1 Cor 5:9). Al regresar de Corinto se reúne con Pablo en Macedonia, y luego de explicar a éste la situación, se le envía nuevamente a Corinto, llevando consigo la segunda Epístola, para que prepare los ánimos para la venida de Pablo, y complete la ofrenda (1 Cor 2:3, 12, 13; 7:5, 6, 13, 14; (:16, 17, 18, 23; 12:14, 18). El hechos de que Tito haya sido nombrado para entenderse con la situación difícil en Corinto indica que Pablo debe de haberle considerado un dirigente cristiano muy capaz, sabio y prudente.       

    Lo próximo que sabemos de él, unos 7 u 8 años después, es el contenido de esta Epístola, cerca del año 65 d.C. Se halla en Creta. La expresión de "te dejé en Creta" (Tito 1:5) indica que Pablo había estado allí con él. El barco en que Pablo viajó a Roma (Hechos 27) tocó en la costa sur de Creta, pero es poco probable que fuera esta la ocasión en que dejara allí a Tito. La opinión general es que después de verse libre de su primer encarcelamiento en Roma, cerca del 63 d.C., Pablo volvió hacia el este e incluyó a Creta en su itinerario. Cuando haya dejado en orden a las iglesias de Creta, Tito será reemplazado por Artemas o Tíquico, y se le pide que se reúna con Pablo en Nicópolis, en el oeste de Gracia (Tito 3:12).    

    La última noticia de Tito se halla en 2 Timoteo 4:10, en donde se nos dice que fue de Roma a Dalmacia. Evidentemente se había reunido con Pablo, estuvo con él cuando fue arrestado, y le acompañó hasta Roma. Sea que haya abandonado a Pablo en aquella hora sombría y solitaria a causa de los peligros que amenazaban, o que éste le haya enviado para que completara la evangelización de la costa noroeste de Grecia, no lo sabemos. Esperamos que haya sido lo segundo, pues era un hombre grande y bueno. Dice la tradición que llegó a ser obispo de Creta, y que murió tranquilamente a una edad avanzada. 

Creta
    Isla también llamada Candia, al sureste de Grecia, en la linea divisoria entre los mares Egeo y Mediterráneo, de unos 240 km. de largo y de 12 hasta 48 de ancho. Es montañosa, pero sus valles eran fértiles, densamente poblados y prósperos; la "isla de cien ciudades". Era sede de una civilización antigua y poderosa que ya era legendaria en el amanecer de la historia griega.  Su montaña más alta, el Monte Ida, era célebre como sitio legendario del nacimiento del dios griego Zeus. Era hogar del semi.místico legislador Minos hijo de Zeus , y del  fabuloso Minotauro. Sus habitantes eran consanguíneos de los filisteos, y se les cree idénticos con los cereteos (1 Sam 30:14). Eran marineros arrojados y famosos arqueros, pero de mala fama en lo moral. En los tiempos novotestamentarios vivían en Creta muchos judíos. 
    El núcleo de la iglesia de Creta probablemente lo comenzaron los "cretenses" que estaban en Jerusalén en el día de Pentecostés (Hechos 2:11). No menciona al N.T. ninguna visita apostólica a la isla, fuera de la de Pablo en su viaje a Roma (Hechos 27), y la que implica la carta de Tito. Por cuanto Pablo era dado a evitar el edificar sobre fundamento ajeno, parece probable que las iglesias cretenses hayan sido en buena parte obra suya, pues de otra manera no hubiera asumido sobre ellas la autoridad que emplea en esta carta. Posiblemente hayan sido fruto de su obra en Corinto o en Efeso, ambas cercanas y en íntimo contacto comercial con Creta, por medio de convertidos suyos o por una visita suya de que no tenemos noticias. 
    
Similaridad de Tito y 1 Timoteo
    Se cree que estas dos epístolas se hayan escrito cerca del mismo tiempo, alrededor del 65 d.C. Tratan del mismo tema general; el nombramiento de dirigentes aptos para las congregaciones cristianas. Tito en Creta, y Timoteo en Efeso, tenían problemas bastantes similares en ambos lugares.


Capítulo 1. Los ancianos


    La Esperanza de la Vida Eterna. (2). Así  como Pedro, al acercase al final de su carrera terrestre, Pablo mantenía los ojos fijos en el cielo. Había sido el tema incesante de su predicación, y de gran móvil de toda su vida; las glorias de la existencia cuando el cuerpo haya sido redimido (Romanos 8:18, 23) ; el éxtasis del día en que lo mortal se revista de inmortalidad (1 Cor. 15:51-55); su anhelo de la casa no hecha de manos (2 Cor 5:1-2); su ciudadanía en el cielo con un cuerpo como el del Salvador (Fil. 3:20-21); su gozo en el pensamiento de ser recogido para estar siempre con el el Señor (1 Tes 4:13-18); la corona de justicia que recibiría en "aquel día" (2 Tim 4:6-8). 

    Requisitos del Anciano (1:5-9). "Anciano" y "obispo" (5, 7 ) se usan aquí como términos sinónimos del mismo oficio. Sus requisitos, aquí enumerados, son prácticamente idénticos con los expresados en 1 Timoteo 3:1-7.

    Los Falsos Maestros (1:10-16). Las iglesias cretenses estaban siendo plagadas de falsos maestros quienes, como los referidos en 2 Pedro 2 y Judas, aun cuando profesaban ser maestros cristianos, eran "abominables" y "reprobados" (16). "Casas enteras" (11) probablemente significa congregaciones enteras, ya que las iglesias en aquel tiempo se reunían en casas particulares. La cita del "propio profeta de ellos" (12) es del poeta Epiménides (600 a.C.). Había que "tapar la boca" de los falsos maestros, no mediante la fuerza sino por la vigorosa proclamación de la verdad (11).


Capítulo 2, 3. Las buenas obras 


    En lo que hace mayor énfasis esta carta, es en las "buenas obras." No que seamos salvos mediante las buenas obras, sino por Su misericordia (3:5) y justificados por Su gracia (3:7). Pero por esto mismo, estamos obligados a ser "celosos de buenas obras" (2:14); "ejemplos de buenas obras" (2:7); "prontos a toda buena obra" (3:1) "procuren ejercitarse en buenas obras" (3:8); "ocuparse en buenas obras para los casos de necesidad" (3:8). Uno de los cargos que presenta contra los falsos maestros es que eran "reprobados para toda buena obra" (1:16). 

    El Poder de una Vida Hermosa (2:1-14). A ancianos, ancianas,  mujeres jóvenes, madres, jóvenes y esclavos, se les exhorta a que sean fieles en las obligaciones naturales de su propio lugar en la vida, de manera que callen a los críticos de su religión (2:8). 

     Los Esclavos (2:9). Había muchos en las iglesias primitiva. Se les exhorta a que sean tan obedientes, diligentes y fieles, que sus vidas "adornen" la religión que profesaban, de tal manera que sus amos paganos piensen, "Si la religión cristiana hace esto a los esclavos, debe de haber algo en ella." 

    La Esperanza Bienaventurada (2:11-14) El regreso del Señor es móvil de la vida en este mundo presente. Se le menciona en casi todo libro del N.T.

    La Obediencia a la Autoridad Civil (3:1-2). Es una principal virtud cristiana. Los ciudadanos del cielo deben ser buenos ciudadanos del gobierno terrenal bajo el cual viven (Rom 13:1-7; 1 Pedro 2:13-17).

    Las Genealogías (3:9) que se mencionan aquí y en 1 Timoteo 1:4, parecen haber tenido lugar prominente en la doctrina de los falsos maestros que por aquel tiempo infestaban a las iglesias de Creta y de Efeso. Posiblemente hayan basado sus asertos en algunas descendencias davídica y parentescos con Cristo y supuestos conocimientos esotéricos del Evangelio; o enseñarían doctrinas extrañas basadas en interpretaciones abstrusas de pasajes en las genealogías del A.T.    
    
    "El que cause divisiones" (3:10), sea en doctrina o en práctica. Después de un intento razonable de corregirle, evítale. "Artenas" (3:12); no se le nombra en ninguna otra parte. Dice la tradición que llegó a ser obispo de Listra. "Tíquico" (12) era de Asia (Hechos 20:4). El o Artemas había de remplazar a Tito en Creta. "Nicópolis" (21) era de Grecia, a unos 160 km. al noreste de Corinto. Véase nota sobre los viajes posteriores de Pablo, bajo Hechos 28:31. "Zenas" (13); no se nombra en ninguna otra parte; escriba judío, o abogado civil griego. "Apolos" (13); véase bajo Hechos 18. Parece que él y Zenas, en un viaje a algún lugar no mencionado, llevaron esta carta a Tito.