Aplicación

1 Crónicas

Aplicación de 1 Crónicas

1. 2 Timoteo 2:13 dice: “Si fuéremos infieles, él permanece fiel; él no puede negarse a sí mismo.” ¿Qué ha aprendido de la fidelidad de Dios en el libro de 1 Crónicas? ¿Qué seguridad le da saber eso?

2. En la última sección marcó la palabra corazón. Repase sus observaciones acerca del corazón en el capítulo 29. Repase también sus observaciones cuando David bendijo al Señor. Reflexiones ahora en cuanto a usted mismo: ¿Cómo es su corazón con relación al Señor ¿Cómo puede convertir la bendición de David en una oración al Señor?

3. Al pensar en todo lo que ha aprendido acerca de los sacerdotes y sus obligaciones, y al considerarse a sí mismo y a otros creyentes en Cristo como un reino de sacerdotes para Dios (Apocalipsis 1 y 5), ¿puede ver algo que se aplique a usted y a sus responsabilidades como sacerdote para Dios?


Aplicación final de 1 Crónicas

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de 1 Crónicas?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?


Aplicación práctica

Las genealogías como las que se encuentran en 1 de Crónicas pueden parecernos áridas, pero ellas nos recuerdan que Dios conoce a cada uno de Sus hijos personalmente, aún hasta el número de los cabellos de nuestra cabeza (Mateo 10:30). Puede confortarnos el hecho de que lo que somos y lo que hacemos, está escrito para siempre en la mente de Dios. Si pertenecemos a Cristo, nuestros nombres están escritos para siempre en el libro de la vida del Cordero (Apocalipsis 13:8).

Dios es fiel a Su pueblo y guarda Sus promesas. En el Libro de 1 Crónicas, vemos el cumplimiento de la promesa de Dios a David cuando él es hecho rey sobre todo Israel (1 Crónicas 11:1-3). Podemos estar seguros de que Sus promesas para nosotros serán cumplidas también. Él ha prometido bendecir a aquellos que lo sigan, a quienes vengan a Jesucristo arrepentidos y a quienes obedezcan Su Palabra.

Obediencia trae bendición; desobediencia trae juicio. El Libro de 1 Crónicas, así como 1 y 2 de Samuel y 1 y 2 de Reyes, es una crónica del patrón del pecado, arrepentimiento, perdón y restauración de la nación de Israel Del mismo modo, Dios es paciente con nosotros y perdona nuestro pecado cuando venimos a Él con verdadero arrepentimiento (1 Juan 1:9). Podemos descansar en el hecho de que Él escucha nuestra oración de dolor, perdona nuestro pecado, restaurar nuestra comunión con Él, y nos pone en el camino al gozo.

Temas de Aplicación