Arqueología

Sofonías

Sofonías 3. “Cus”

El Cus bíblico se situaba al sur de Egipto. La mayoría de las menciones del término «Cus» probablemente se refieren al alto y bajo de Nubia, la región directamente al sur de Egipto, con su límite norte en la primera catarata del Nilo y su límite sur en la sexta catarata. En ocasiones, el término puede haberse usado en un sentido más amplio para regiones del África situadas al sur de Egipto, pero Cus no debe compararse con la Etiopía moderna.

Fuentes antiguas confirman que Cus era una tierra de gran riqueza; de hecho, el nombre egipcio Nubia puede provenir de la palabra nub, es decir, «oro».

Las listas comerciales egipcias registran los minerales preciosos y otros artículos lujosos que eran transportados al norte desde Cus a lo largo de las rutas comerciales del Nilo. Entre estos artículos estaban oro, plata, cosméticos, bálsamo, incienso, y mirra.

Los productos de animales exóticos, como huevos de avestruz, cuernos de rinoceronte y pieles de pantera también se conseguían desde Cus o eran trasladados a través de Cus. Job 28:19 habla de Cus como la fuente de una piedra preciosa, el topacio.

A lo largo de la historia egipcia Nubia y Egipto siempre combatieron entre sí. La mayor parte del tiempo Egipto tenía el dominio, especialmente cuando el poder egipcio estaba en la cúspide durante el Nuevo Reino', bajo la dirección de sus faraones.

No obstante, a veces los nubios extendieron su alcance hasta Egipto, como durante el Segundo Periodo Intermedio. Mientras los hicsos gobernaban el bajo (el norte) Egipto, los nubios penetraban desde el sur.' Sin embargo, estos mismos recibieron la cultura egipcia por completo.

Los cusitas aparecen varias veces en el Antiguo Testamento. Números 12:1 cuenta que Moisés tenía una mujer cusita; 2 Samuel 18:21-31 menciona que el ejército de David tenía un mensajero cusita; y 2 Crónicas 14:9 habla sobre dera el cusita», quien luchó contra Asá de Judá.

Sin embargo, desde la perspectiva bíblica el poder cusita o nubio más significativo estaba representado por la Dinastía XXV de Egipto (aprox. 780-656 a.C.). Bajo los faraones nubios Piye (Piankhi), Shabaka, Shebitku y Tarha-qa (el Tiracá bíblico; 2R 19:9), Egipto y Nubia unificados se volvieron poderosos y prósperos.

Shabaka, por ejemplo, llevó a cabo una extensiva campaña de reconstrucción en Egipto, y buscó reavivar las antiguas tradiciones faraónicas como construir en el precinto del templo en Karnak, cerca de Tebas." Asimismo, el ejército nubio se movió hacia el norte fuera de Egipto y confrontó a los asirios. Shebitku controló la expansión de Senaquerib en Eltekeh (en la planicie costera de Israel) en 701 a.C.

Aunque las fuerzas nubio-egipcias era un poder que debía tenerse en cuenta, Isaías le advirtió a Judá que no pusiera ninguna esperanza en ellos para protegerse de Asiria (Is 20:3-6). De hecho, los éxitos de Nubia pronto cayeron ante los asirios. Tarhaqa, a pesar de ser un gobernante enérgico y capaz, fue derrotado y expulsado por Esarjadón de Asiria quien, de hecho, capturó Menfis en 671 a.C. Después de ese acontecimiento, el poder de Nubia en Egipto colapsó.

(Biblia de Estudio Arqueológica. Vida. p. 1549)