Gráficos

Hebreos

El Tiempo de Hebreos

  • ca. 50 d.C. Concilio de Jerusalén.

  • ca. 51 d.C. Bernabé y Juan Marcos parten en viaje misionero.

  • ca. 53 - 54 d.C. Apolos predica en Éfeso, Corinto.

  • ca. 60 - 62 d.C. Encarcelamiento de Pablo en Roma.

  • 64 d.C. Nerón persigue a los cristianos, se escribe Hebreos antes de esta fecha.

  • ca. 67 d.C. Ejecuciones de Pedro y de Pablo.

  • ca. 70 d.C. Destrucción del Templo en Jerusalén.

Datos esenciales

Bosquejo de Hebreos

Palabras clave de Hebreos

Lo imperativo de la fe

Sacrificios del A.T comparados con Cristo

Sistemas de Sacrificios A.T y N.T

El Ministerio Superior de Cristo

Referencia

"se ha sentado" 8:1

"a la diestra" 8:1

"trono" 8:1

"cielos" 8:1

"santuario" 8:2

"tabernáculo verdadero" 8:2

Sacerdote del A.T

no terminado

falto de autoridad

intercesión incompleta

en la tierra

lugar santísimo (en la tierra)

tabernáculo terrenal

Cristo

terminado

ejerce autoridad

intercesión constante

en el cielo

presente con el Padre

el cielo

La Majestad de Cristo

Hebreos es quizás el mayo libro cristológico de la Biblia, ya que nos proporciona una descripción detallada de os atributos y logros de Jesucristo. El siguiente cuadro es un resumen.

El pacto antiguo y el pacto nuevo

De la misma forma en que se destaca la similitud y las diferencias entre la fotografía de una persona y la persona real, el escritor de Hebreos muestra la relación entre el antiguo pacto mosaico y el nuevo pacto mesiánico. Él prueba que el pacto antiguo fue una sombra de un Cristo real.

Cristo y los Ángeles

El escritor de Hebreos se refiere reiteradamente al Antiguo Testamento a fin de probar la grandeza de Cristo en comparación con los ángeles. Sus lectores del primer siglo, cristianos judíos, habían adquirido una creencia sin equilibrio con relación a los ángeles y su función. Se afirma el señorío de Cristo sin irreverencia para los valiosos mensajeros de Dios.

Abraham en el Nuevo Testamento

Sinopsis

1. La superioridad de la nueva revelación de Dios (1:1-4)

2. Cristo es superior a los ángeles (1:5-2:18)

A. Evidencia bíblica de la superioridad de Cristo (1:5-14)

B. El peligro de desatender la verdad acerca de Cristo (2:1-4)

C. Más evidencia bíblica de la superioridad de Cristo (2:5-18)

3. Cristo es superior a Moisés (3:1-4:13)

A. Cristo el Hijo; Moisés el siervo (3:1-6)

B. Advertencia contra la incredulidad (3:7-4:13)

4. Cristo es superior a los sacerdotes aarónicos (4:14-7:28)

A. Acceso al trono de gracia a través de nuestro Sumo Sacerdote (4:14-16)

B. Los requisitos de Jesús como sacerdote (5:1-10)

C. Exhortación para ser espiritualmente maduro (5:11-6:12)

D. La certeza como una ancla para el alma (6:13-20)

E. Cristo y Melquisedec (7)

5. El sacrificio superior de nuestro Sumo Sacerdote (8-10)

A. Un mejor pacto (8)

B. Un mejor santuario (9:1-12)

C. Un mejor sacrificio (9:13-10:18)

D. Exhortaciones (10:19-39)

6. Aplicación: Perseverar (11-12)

A. Ejemplos del pasado (11)

B. El papel de la disciplina en el desarrollo de la fe (12:1-11)

C. Advertencia contra las consecuencias del pecado (12:12-17)

D. Peligro de rechazar este mensaje (12:18-29)

7. Conclusión (13)


Bosquejo Resumen

A. La superioridad de Cristo (1:1-10:18)

1. Cristo es superior a los ángeles

2. Cristo es superior a Moisés

3. Cristo es superior al sacerdocio del Antiguo Testamento

4. El nuevo pacto es superior al antiguo

B. La superioridad de la fe (10:19-13:25)

El autor muestra con toda claridad la superioridad de Cristo sobre todos y sobre todas las cosas. El cristianismo es superior a todas la religione y nunca puede ser superado. ¿Dónde puede uno encontrar algo mejor que en Cristo? Vivir en Cristo es tener lo mejor de esta vida. Todas las demás religiones son engaños o pobres imitaciones.

Los judíos que habían llegado a ser cristianos en el primer siglo se vieron tentados a volver al judaísmo debido a la incertidumbre, la seguridad de sus costumbres y la persecución. Hoy también los creyentes se sienten tentados a volver al legalismo, al cumplimiento mínimo de las exigencias religiosas en lugar de seguir adelante en la fe genuina. Cada día debemos esforzarnos por vivir por fe.