Aplicación

Amós

Aplicación de Amós

1. Las riquezas, la vida acomodada, la posesión de bienes, la búsqueda de la felicidad, ¿han contribuido a que usted adore a Dios sintiéndose satisfecho de sí mismo? ¿Cómo adora usted a Dios? ¿Cómo se le antoja a usted, o como Dios quiere que se le adore?

2. Al repasar la lista de los pecados de Israel, ¿encuentra usted que es culpable de alguno de ellos? Según lo que ha leído en Amós, ¿podría Israel, o cualquier otra nación, pecar y no pagar por las consecuencias? ¿Puede hacerlo usted?

3. ¿Qué propósito tienen los juicios de Dios? Cuando Dios decide juzgar, ¿qué podemos hacer nosotros? ¿Qué podemos esperar?


Aplicación final de Amós

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Amos?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?


Aplicación práctica

Algunas veces pensamos que somos un “solo un.” Somos solo un vendedor, granjero o ama de casa. Amós sería considerado un “solo un.” Él no era ni profeta, ni sacerdote ni el hijo de alguien. Él solo era un pastor, un pequeño comerciante en Judá. ¿Quién lo iba a escuchar? Pero en lugar de poner excusas, Amós obedeció y se convirtió en la poderosa voz de Dios para el cambio.

Dios ha usado a los “sólo un,” tales como pastores, carpinteros y pescadores a través de la Biblia. Cualquier cosa que seas en esta vida, Dios puede utilizarte. Amós no era mucho. Él era un “solo un.” “Solo un” siervo de Dios. Es bueno ser “sólo un” de Dios.

Temas de Aplicación