Gráficos

1 Samuel

El Tiempo de 1 Samuel

Datos esenciales

Bosquejo de 1 y 2 Samuel

Resumen de las Guerras

Entre los Israelitas y los Filisteos

El Reino Unido bajo Saúl, David y Salomón

Los problemas de tener un rey

Vida de David versus Saúl

Vida de David

1. David era el tipo de rey que Dios quería

(2 Samuel 7:8-16)

2. David era un hombre conforme al corazón de Dios

(Hechos 13:22)

3. El reinado de David fue eterno (a través de Jesús) (2 Samuel 7:27)

4. David fue misericordioso y benévolo

(2 Samuel 9; 1 Crónicas 19:2)

5. David era perdonador

(1 Samuel 26)

6. David se arrepintió

(2 Samuel 12:12; 24:10)

7. David era valiente

(1 Samuel 17; 1 Crónicas 18)

8. David estaba en paz con Dios

(Salmos 4:8; 37:11)

Vida de Saúl

1. Saúl era el tipo de rey que el hombre quería

(1 Samuel 10:23)

2. Saúl era un hombre que iba tras la alabanza del pueblo

(1 Samuel 18:6-8)

3. El reinado de Saúl fue rechazado

(1 Samuel 15:23)

4. Saúl fue cruel

(1 Samuel 20:30-34; 22:11-19)

5. Saúl no era perdonador

(1 Samuel 14:44; 18:9)

6. Cuando lo confrontaron, mintió

(1 Samuel 15:10-31)

7. Saúl era miedoso

(1 Samuel 17:11; 18:12)

8. Saúl estaba apartado de Dios

(1 Samuel 16:14)

Israelitas versus Filisteos

Los filisteos y los israelitas eran enemigos y estaban en constante guerra. Aquí hay algunos de sus enfrentamientos encontrados en los libros de 1 y 2 Samuel. Siempre que Israel confió en Dios para obtener la victoria, venció.

Distinción Teológica clave entre Israel y sus vecinos

Sinopsis

1. Antecedentes para el establecimiento de un reinado en Israel (1-7)

2. El establecimiento de un reinado en Israel (8-12)

3. Saúl fracasa como rey (13-15)

4. El ascenso de David al trono y el conflicto con Saúl (16-30)

5. La muerte de Saúl (31)


Bosquejo Resumen

A. Elí y Samuel (1:1-7:17)

    1. Nacimiento y niñez de Samuel

    2. Guerra contra los filisteos




B. Samuel y Saúl (8:1-15:35)

    1. Saúl coronado rey de Israel

    2. Dios rechaza a Saúl por su desobediencia




C. Saúl y David (16:1-31:13)

    1. Samuel unge a David

    2. David y Goliat

    3. Amistad de David y Jonatán

    4. Saúl persigue a David

    5. Derrota y muerte de Saúl

Vemos un vívido contraste entre el joven Samuel y los hijos de Elí. Los hijos de Elí eran egoístas, pero Samuel era servicial. Los hijos de Elí defraudaron al pueblo, pero Samuel creció en sabiduría y dío al pueblo mensajes de Dios. Ya adulto, Samuel pasó a ser profeta, sacerdote y juez de Israel. Los actos de una persona reflejan su carácter. Esto sucedió con Samuel y con los hijos de Elí. También sucede con nosotros. Luche, como Samuel, para mantener su corazón puro ante Dios.

Saúl parecía muy prometedor. Era fuerte, alto y modesto. El Espíritu de Dios vino sobre él y Samuel fue su consejero. Pero Saúl desobedeció deliberadamente a Dios y se volvió un rey perverso. No debemos basar las esperanzas ni el futuro en nuestro potencial. En vez de eso, debemos obedecer siempre a Dios en todos los aspectos de la vida. Dios evalúa la obediencia, no el potencial.


David mató rápidamente a Goliat, pero espero con paciencia para que Dios lidiara con Saúl. Aunque Samuel ungió a David para ser el próximo rey de Israel, tuvo que esperar años para ver cumplir esa promesa. A menudo, las circunstancias difíciles en la vida y los momentos de espera nos refinan, enseñan y preparan para las responsabilidades futuras que Dios tiene para nosotros.