Gráficos

Miqueas

El Tiempo de Miqueas

Datos esenciales

Bosquejo de Miqueas

Miqueas un retrato del evangelio

El mensaje esencial de la Biblia permanece igual, no importa si nosotros estamos leyendo acerca del patriarca Abraham o del apóstol Pablo, de Débora la jueza o sobre María, la madre de Jesús.

Como con un faro, las Escrituras revelan las manchas del pecado en nuestra vida. Pero no nos deja expuestos; nos ofrece un camino para ser limpios. Incluso Miqueas, un profeta que dedicó gran parte de su tiempo a advertir a los israelitas del juicio que venía, habló de la salvación de Dios.

El perdón de Dios por el pecado

  1. Dios aleja nuestros pecados tan lejos como el oriente está del occidente (Sal 103:12)

  2. Dios nos limpia completamente de la mancha de nuestros pecados (Is 1:18)

  3. Dios echa tras sus espaldas nuestros pecados (Is 38:17)

  4. Dios no se acuerda más de nuestros pecados (Jer 31:34)

  5. Dios sepulta nuestros pecados (Mi 7:19)

  6. Dios echa nuestros pecados en lo profundo del mar (Mi 7:19)

Miqueas detalles

Profetiza a Judá 742-687 a.C

Cronología de los Profetas

Secuencias Proféticas

En cuatro secuencias proféticas, Miqueas comienza en su tiempo y avanza hacia estos

eventos futuros hasta llegar a la era del Nuevo Testamento.

Sinopsis

1. Juicio contra Israel y Judá (1-3)

2. Israel y Judá tiene esperanza (4-5)

3. El caso del Señor contra Israel (6)

4. La miseria se convierte en triunfo (7)


Bosquejo Resumen

    1. El castigo de las capitales (1:1-2:13)

    2. El castigo de los líderes (3:1-5:15)

    3. El castigo del pueblo (6:1-7:20)

Miqueas enfatizó la necesidad de justicia y paz. Como un abogado, presenta el caso de Dios en contra de Israel y Judá, de sus líderes y de su pueblo. A lo largo del libro se encuentran profecías acerca de Jesús, el Mesías, que reuniría al pueblo en una sola nación. Será su rey y gobernante, i,partiendo misericordia en ella. Miqueas aclara que Dios aborrece la idolatría, la falta de bondad, la injusticia, los rituales vacíos y los sigue aborreciendo en la actualidad. Pero Dios está dispuesto a perdonar los pecados de toda persona que se arrepienta.