Aplicación

Eclesiastés

Aplicación de Eclesiastés

1. ¿Dónde ha buscado usted el sentido de la vida? ¿Que ha andado buscando para sentirse realizado, o para hallar la felicidad?

2. ¿Dónde puede hallarse el sentido de la vida? ¿Dónde no puede hallarse?

3. Si el autor de Eclesiastés es Salomón, el hijo de David, él más rico y más sabio de todos los seres humanos, ¿qué ha aprendido usted de la experiencia de Salomón que pueda serle de ayuda?

4. Repase todo lo que haya aprendido acerca de Dios en este libro. Puesto que Dios traerá a juicio toda obra, aún las de los creyentes en Cristo (2Co 5:10; Romanos 14:10), ¿qué obras puede seguir realizando usted, y qué obras tendrá que abandonar? ¿Está dispuesto a hacerlo así?


Aplicación final de Eclesiastés

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Eclesiastés?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?


Aplicación práctica

Eclesiastés ofrece al cristiano una oportunidad de entender el vacío y la desesperación con la que luchan aquellos que no conocen a Dios. Aquellos que no tienen una fe salvadora en Cristo, se enfrentan con una vida que a última instancia terminará y se volverá irrelevante. Si no hay salvación, y no hay Dios, entonces no solo la vida no tiene caso, sino que tampoco hay un propósito o dirección para ella. El mundo “bajo el sol,” aparte de Dios, es frustrante, cruel, injusto, breve, y “carente de sentido.” Pero con Cristo, la vida no es sino una sombra de las glorias por venir en un cielo que solo es accesible a través de Él.

Temas de Aplicación