Aplicación

Marcos

Aplicación de Marcos

1. Con frecuencia se dice que Marcos nos presenta a Jesús como siervo. En efecto, aunque la palabra siervo no aparece en Marcos más de cinco veces, en 10:45 dice que Jesús “no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”. ¿Se asemeja usted a su Señor en este aspecto? ¿Dirían los demás que usted es una persona servicial? ¿O piensan, más bien, que usted quiere ocupar el primer lugar en todo? ¿Cómo se ocupa el primer lugar a los ojos de Dios?

2. En este evangelio Jesús enseña sobre el discipulado. Según Jesús, ¿qué se espera de un discípulo? ¿Considera usted que puede llamársele un verdadero discípulo de Jesucristo? ¿Por qué piensa así? Reflexione sobre Marcos 8:34-36 y 10:28-31.

3. ¿Puede usted afirmar, como Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente?” ¿Obedecerá usted a Jesucristo, tal como lo ordena el Padre?

Aplicación final de Marcos

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Marcos?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?

Aplicación práctica

Marcos presenta a Jesús como el Siervo de Dios sufriente (Marcos 10:45) y como Aquel que vino a servir y sacrificarse por nosotros, en parte para inspirarnos a hacer lo mismo. Debemos ministrar como Él lo hizo, con la misma grandeza de humildad y devoción para servir a los demás. Jesús nos exhortó a recordar que para ser grande en el reino de Dios, debemos ser los siervos de todos (Marcos 10:44). El auto-sacrificio debe trascender a nuestra necesidad de reconocimiento o recompensa, así como Jesús estuvo dispuesto a ser humillado al poner Su vida por las ovejas.

Temas de Aplicación