Aplicacion

Ester

Aplicación de Ester

1. ¿Que ha aprendido de la vida de los principales personajes de este relato histórico? Repase sus listas acerca de Ester y Mardoqueo. ¿Está consciente de que también usted “para esta hora a llegado al reino” (4:14)? ¿Cuales son las buenas obras que Dios quiere que haga? Lea Juan 15:16 y Efesios 2:8-10.

2. ¿Se ha preguntado por que Mardoqueo no quiso inclinarse ante Aman? ¿Se ha “inclinado” usted ante alguien, comprometiendo así su llamado y su lugar como hijo de Dios? Lea Gálatas 1:10

3. Ester y Mardoqueo se apoyaron decididamente en el ayuno y la oración para cambiar el curso de los acontecimientos. ¿Hace usted lo mismo?


Aplicación final de Ester

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Ester?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?


Aplicación práctica

El Libro de Ester muestra la elección que hacemos entre ver la mano de Dios en las circunstancias de nuestra vida, y ver las cosas como mera coincidencia. Dios es el soberano Gobernante del universo y podemos estar seguros de que Sus planes no serán cambiados por las acciones de simples hombres malvados. Aunque Su nombre no es mencionado en el libro, a lo largo de todo el libro, se hace evidente Su cuidado providencial por su pueblo, tanto a individuos como a la nación. Por ejemplo, no podemos dejar de ver que el Todopoderoso ejerció Su influencia sobre el oportuno insomnio del rey Asuero. A través del ejemplo de Mardoqueo y Ester, en este Libro se muestra el silencioso lenguaje de amor que nuestro Padre usa con frecuencia para comunicarse directamente con nuestro espíritu.

Ester probó tener un espíritu enseñable y bondadoso, que también demostró gran fortaleza y voluntaria obediencia. La humildad de Ester fue marcadamente diferente a la de aquellos que la rodeaban, y esto le ocasionó ser elevada a la posición de reina. Ella nos enseña que el mantenerse respetuosa y humilde, aún en circunstancias no solamente difíciles, sino humanamente imposibles, nos dispone para ser el vaso receptor de increíbles bendiciones tanto para nosotros mismos como para otros. Haríamos bien en imitar sus bondadosas actitudes en todas las áreas de la vida, pero especialmente durante las pruebas. Ni una sola vez se menciona en la Escritura que hubiera habido quejas o una mala actitud de parte de ella. Muchas veces leemos que ella ganó el “favor” de aquellos que la rodeaban. Tal favor fue lo que a última instancia salvó a su pueblo. Se nos puede conceder tal favor al aceptar aún una injusta persecución, y seguir el ejemplo de Ester, de mantener una actitud positiva, aunada con la humildad y la determinación de depender de Dios. ¿Quién sabe si Dios nos puso en tal posición, justamente para una época como ésta?

Temas de Aplicación