Aplicación

Rut

Aplicación de Rut

1. ¿Qué le enseña la historia de Rut en cuanto a la lealtad? ¿Qué significa ser fiel a Dios, a su pueblo y sus preceptos, y creer que Dios cumplirá sus promesas?

2. Al pensar en Booz como redentor de Rut, recuerde que en el Señor Jesucristo tiene un redentor cercano. Piense en el hecho de que el Señor, mediante su encarnación, actuó en favor de usted, cuál pariente cercano, para redimirlo de sus pecados y vencer a la muerte (Hebreos 2:14-15.) No olvide que fue redimido de su vana manera de vivir, no con plata ni oro sino con la sangre preciosa del Cordero de Dios, cordero sin mancha ni defecto (1P 1:18-19)

3. Los últimos versículos de este libro dejan constancia de que Rut llegó a formar parte de la genealogía de David y, por lo tanto, del linaje humano de nuestro Señor Jesucristo. Dios, en su soberanía, no sólo incluyó en la genealogía de su Hijo a Rahab, que era una prostituta, sino también a Rut, que no era israelita. A diferencia de sus contemporáneos, estas dos mujeres optaron por confiar en Dios. Considere cómo el ejemplo de ellas pudiera aplicarse a la vida de usted.

4. En el libro de los Jueces, los israelitas abandonaron al Dios verdadero para volverse a los ídolos, mientras que en el libro de Rut sucede todo lo contrario: una extranjera desecha a los ídolos para servir el único Dios verdadero. ¿Con cuál de los dos casos se identifica usted?


Aplicación final de Rut

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Rut?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?


Aplicación práctica

La soberanía de nuestro Gran Dios es claramente apreciada en la historia de Rut. Él guió cada uno de sus pasos para hacerla Su hija y cumplir Su plan para convertirla en una antecesora de Jesucristo (Mateo 1:5). De la misma manera, nosotros tenemos la seguridad de que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros. Así como Noemí y Rut confiaron en Él para su provisión, también debemos hacerlo nosotros.

En Rut vemos un ejemplo de la mujer virtuosa de Proverbios 31. Además de ser devota a su familia (Rut 1:15-18; Proverbios 31:10-12) y depender fielmente de Dios (Rut 2:12; Proverbios 31:30), vemos en Rut a una mujer de sabias palabras. Sus palabras son amorosas, amables y respetuosas, tanto para con Noemí como para con Booz. La mujer virtuosa de Proverbios 31 “Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua.” (v. 26). En la actualidad podríamos buscar a lo largo y a lo ancho a una mujer tan valiosa como para ser nuestro modelo a seguir como lo es Rut.

Temas de Aplicación