Aplicación

Levítico

Aplicación de Levíticos

1.¿Qué ha aprendido acerca de Dios y de su actitud hacia el pecado? ¿Qué ocurre cuando el pecado queda impune?

2. ¿Qué ha aprendido en cuanto al ocultismo y a los diferentes pecados sexuales? ¿Con qué severidad se debían tratar esos pecados? ¿Qué le dice eso en cuanto a la actitud de Dios ante esos pecados y sus consecuencias? ¿Qué cree usted que pasaría en su país si se castigaran esos pecados según la ley de Dios? (Lea 1 Timoteo 1:8-11).

3. Jesús les dijo a los judíos que las Escrituras, es decir, al Antiguo Testamento, daban testimonio de Él. Piense en cómo el libro de Levíticos prefigura a Jesucristo y su obra.

4. ¿Qué ha aprendido en Levíticos acerca de la santidad? SI quiere ser santo, ¿cómo debe vivir? ¿Debe hacer algunos cambios en su modo de vivir? ¿Está dispuesto a cambiar? En caso negativo, ¿por qué no quiere cambiar?


Aplicación final de Levíticos

1. ¿Cuáles son las verdades básicas de Levíticos?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, qué cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar en mi vida?


Aplicación práctica

Dios toma muy en serio Su santidad, y también debemos hacerlo nosotros. La tendencia en la iglesia postmodernista es crear un Dios a nuestra imagen, dándole los tributos que nos gustaría que tuviera, en lugar de los que describe Su Palabra. La santidad absoluta de Dios, Su trascendente esplendor y Su “luz inaccesible” (1 Timoteo 6:16) son conceptos extraños para muchos cristianos. Somos llamados a caminar en la Luz y apartar las tinieblas en nuestras vidas, para que podamos ser agradables a Su vista. Un Dios santo no puede tolerar el cínico y flagrante pecado en Su pueblo y Su santidad exige que sea castigado. No nos atrevamos a adoptar una actitud frívola respecto al pecado o al odio de Dios hacia él, tampoco debemos, de ninguna manera verlo con ligereza.

Alaba a Dios, porque por la muerte de Jesús por nosotros, ya no tenemos que ofrecer sacrificios de animales. Todo el tema de Levítico es sobre la sustitución. La muerte de los animales era un castigo sustitutivo por aquellos que habían pecado. De la misma manera, pero de forma infinitamente mejor, el sacrificio de Jesús en la cruz fue el pago sustitutivo por nuestros pecados. Ahora podemos comparecer sin temor ante un Dios de santidad absoluta, porque Él ve en nosotros la justicia de Cristo.

Temas de Aplicación